viernes, 28 de abril de 2017

Morgan Freeman, en Bolivia


Está aquí. Sin ruido, silencioso, así llegó la estrella hollywoodense a Santa Cruz de la Sierra (este de Bolivia), la urbe más poblada del país. Una vagonete beige, con ventanillas oscuras, lo llevó del aeropuerto Viru Viru hasta las afueras de la ciudad y lo dejó en el lujoso y exclusivo hotel Radisson de la zona acomodada conocida como el Urubó. Allí, donde antes descansó Ricky Martin y Fher, de Maná, también respira uno de los más grandes intérpretes del cine mundial, Morgan Freeman.

Llegó la noche del jueves, a las 20:00. Bajó con un guardia e ingresó por la puerta trasera del hotel. Dos ejecutivas bolivianas tuvieron la dicha de extender la mano y darle la bienvenida. Según ellas, él se mostró atento y educado, y devolvió el gesto, también con un apretón. Después subió hasta el piso 7.

No pidió nada para cenar. Pero, ahora (viernes), a eso de las 9:00, sorprendió a todos al 'aparecerse' en el restaurante. "Hello. Good morning", dijo. Se sentó y pidió una selección de comidas del bufé principal. Su guardaespaldas nunca se despegó de él. Y nadie se acercó a pedirle una selfie. Después se retiró.

Ese fue un momento fugaz para bolivianos y extraños, que quizá, nunca más volverán a ver a un actor como Freeman, el hombre que actuó en grandes películas y se codeó con otras celebridades. Se sabe que en este momento descansa en su habitación y según conoció de primera mano Sociales&Escenas de EL DEBER no realizó ningún pedido especial ni nadie fue llamado a la suite hasta el momento.

Cómo se gestó la visita

Según una fuente local, el hotel Radisson recibió una llamada de National Geographic para hacer la reserva de 17 habitaciones. Eso sucedió hace un mes. Las fechas solicitadas fueron para la última semana de abril. Y es por eso que se presume que el actor, de 79 años, se quedará en la capital oriental hasta el domingo, pero no se conoce la hora de su partida.

Junto con el actor ganador del premio Óscar (Million Dollar Baby) lo acompaña un equipo de producción de la serie La historia de Dios, que está generando debate en EEUU. Aparentemente Freeman rodaría en las Misiones Jesuíticas de la Chiquitania, que son Patrimonio de la Humanidad y, además, las únicas que mantienen su cultura viva en la actualidad en todo el continente americano.

Otra fuente local también le contó a EL DEBER que uno de los protagonistas de la saga de Batman recibirá una sesión de masaje en un conocido spa de Santa Cruz. "Estamos preparados con aromaterapia, masajes y jugos de frutas naturales para el señor Morgan", comentó Giovanna Moreno, que le hará el servicio especial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario