sábado, 27 de abril de 2013

Máxima, una reina argentina

CORONACIÓN | MÁXIMA Y GUILLERMO DE HOLANDA SERÁN CORONADOS EN DOS DÍAS, CONVIRTIÉNDOSE ELLA EN LA PRIMERA REINA DE ORIGEN ARGENTINO.

Pasado mañana la argentina Máxima Zorreguieta se convertirá en Reina de Holanda, y junto a su esposo, el Príncipe Guillermo, será coronada en una ceremonia multitudinaria en Amsterdam tras la que la actual Reina pasará a ser la Princesa Beatriz de los Países Bajos. La Reina abdicó en favor de su hijo el pasado 28 de enero.

Máxima, la todavía princesa se ha ganado absolutamente a sus súbditos con su forma de ser desenvuelta y muy latina, y ha convertido a la Casa Real de Holanda, es una institución mucho más cercana al pueblo, y no sólo un símbolo. La ceremonia promete ser austera, porque aunque hay muchas razones por las que Máxima puede sonreír, el día de la coronación de la pareja también arrastra nubes grises.

La Familia Real Holandesa vive en constante preocupación por el estado del Príncipe Friso, que permanece en coma desde febrero de 2012. Su hermano, el próximo rey, no ha eludido responder sobre su hermano y ha comentado lo duro que es porque son una familia muy unida. "Desde una perspectiva constitucional es solo una toma de posesión, no es un evento familiar, pero para la familia será difícil que no esté", reconoce el futuro Rey, que asegura que no hay novedades sobre la salud de su hermano. Si bien la ceremonia tendrá sus luces, que se concentrarán en Amsterdam, la capital del país, donde según marca la Constitución holandesa se deberá firmar el acta de abdicación del monarca anterior, el gobierno ya destinó seis áreas especiales para la realización de protestas antimonárquicas para que no se repitan los disturbios ocurridos en 1980.

LA CEREMONIA

En Holanda, el traspaso del poder real se realiza a través de una ceremonia de "investidura" a diferencia de otras monarquías europeas donde un monarca es literalmente "coronado". La diferencia es que una coronación tiene un carácter religioso, mientras una investidura es una ceremonia eminentemente laica, según precisa el sitio oficial holandés Holland. Durante esta ceremonia, en la que el soberano es investido por sus súbditos que así aceptan su reinado, el monarca tampoco recibe una corona, sino que ésta, el cetro y el orbe real permanecen sobre la mesa llamada credencia, junto con un ejemplar de la Constitución. De esta forma el 30 de abril los representantes del pueblo reunidos en el Parlamento, ofrecerán su lealtad al monarca, y éste a su vez prestará juramento. El monarca tiene el poder real aunque aún no haya sido investido, porque el trono no puede quedar nunca vacante, es decir la investidura es sobre todo una ceremonia de confirmación.

Máxima estará sola, ya que su familia ha tomado la decisión de que nadie viaje, como forma de apoyo a su padre, que sí asiste a actos privados. "En 2002 se cerraron acuerdos y éste es un evento constitucional donde mi marido se convertirá en rey y mi padre no tiene que estar", informó la argentina, en referencia a la decisión del gobierno de que Jorge Zorreguieta solamente pueda estar presente en celebraciones privadas. Máxima, además, aseguró estar “en paz” con la decisión de que su padre, quien fue funcionario durante la dictadura de Jorge Rafael Videla, no viaje a Amsterdam. Jorge Zorreguieta tampoco pudo asistir a la boda de su hija en 2002.

UNA FAMILIA “SENCILLA”

El día antes de su coronación, los todavía príncipes ensayarán en Nieuwe Kerk con sus tres hijas, las Princesas Amalia, Alexia y Ariane. Cuando Guillermo sea coronado, su hija Amalia se convertirá en Princesa de Orange, título destinado al Heredero al Trono. La regia pareja no quiere que esto afecte a la familia, y no realizarán ninguna distinción entre las hermanas. Asimismo, Amalia no asumirá funciones oficiales hasta que cumpla 18 años y tendrá una infancia y adolescencia normales. Guillermo será Rey, aunque no quiere ser Guillermo IV, pues él es una persona y no un número, y durante toda su vida ha sido Guillermo Alejandro, y en cuanto a tratamientos desea que le traten como se sientan más cómodos, lo mismo que opina la Princesa, que será Reina, aunque confiesa que todo el mundo le llama Máxima: "Lo importante es el título que representamos", apostilla la argentina. El futuro Soberano declara que quiere ser un Rey que siga la tradición de sus antepasados, con una línea continuista que sea buena para la estabilidad del país, pero no olvida que es un Rey del siglo XXI, por lo que buscará unir a la sociedad, representarla y fomentarla. "Seré Rey, pero también soy un ser humano con emociones y sentimientos. Lo importante es ser auténtico, si no lo eres no puedes realizar bien una nueva función".
(Con datos de Bekia, Telam, Hola)



No hay comentarios:

Publicar un comentario