sábado, 23 de febrero de 2013

Ellas se resisten a no mostrar sus encantos

Apesar de las advertencias del canal CBS, que pidió a las estrellas de la música ser recatadas, en la entrega de los premios Grammy 2013, éstas se resistieron a no enseñar sus encantos.

Rihanna lució espectacular con un vestido rojo vaporoso de Azzedine Alaïa con escote en la espalda, mientras que López fue la más desafiante con un vestido negro asimétrico con abertura hasta la cadera, de Anthony Vaccarello.

La cantante de origen puertorriqueño apostó por combinarlo con un bolso dorado y sandalias negras y doradas.

"¡No dijeron nada acerca de las piernas! Yo pensaba que estaba siendo una buena chica. Un poco de hombro, un poco de pierna...", explicó López a los medios en la alfombra roja.

Asimismo, Taylor Swift apostó por un diseño blanco vaporoso con abertura lateral de J. Mendel, acompañado por aplicaciones de pedrería en color plata, en tanto que Nicole Kidman se dejó ver con un vestido de encaje color cobre de Vera Wang y Beyoncé Knowles se mostró de lo más elegante con un mono ajustado en blanco y negro.

También se llevó grandes elogios Florence Welch con su Givenchy de pailletes verde esmeralda a juego con un bolso de mano.

Adele y Katy Perry, en cambio, estuvieron menos afortunadas con sus elecciones.

La británica, con moño y pendientes de diamantes, acudió a la cita con un vestido de encaje rojo con transparencias en las mangas y zapatos a juego.

Perry, por su parte, escogió un vestido color menta inspirado, según reconoció, en los diseños de Priscilla Presley en los 70, con escote pronunciado y pedrería en el cuello.


No hay comentarios:

Publicar un comentario