lunes, 31 de diciembre de 2018

Video Una actriz de cine para adultos se vuelve predicadora

Brittni de la Mora fue una de las actrices mejor pagadas en el mundo del cine para adultos. La joven facturaba casi 30.000 dólares por mes, pero decidió renunciar a ese estilo de vida para dedicarse por completo a la iglesia.

En sus inicios trabajaba todos los días, "tenía un Mercedes del año, cada bolso nuevo de Louis Vuitton y los tacones de Christian Louboutin", contó en una entrevista. Su nombre artístico era Jenna Presley y apareció en más de 300 videos.

"Trabajaba para pagar mi renta y gastaba miles de dólares a la semana en drogas. Comencé con la cocaína, pero luego, finalmente, estaba luchando contra una adicción a la heroína", señaló en una entrevista.

Actualmente, ella y su esposo predican el evangelio en una congregación en San Diego, California.



Un escape a los problemas

La ahora predicadora tuvo su primer acercamiento a la industria cuando tenía 16 años, en un viaje que realizó a México. "Me sentí rechazada desde niña, en mi hogar había mucho caos, así que empecé a buscar amor y aceptación en los lugares equivocados".

Cuenta que la primera vez que asistió a un club de striptease, se emborrachó y terminó bailando en el escenario. Aquella noche fue reclutada por dos productores que le dijeron que hacían "películas románticas" y que ella estaba destinada a ser una estrella.

"Fui ingenua. Me aceptaron para que fuera representada por una agencia de primer nivel y cambie para convertirme en una estrella porno de tiempo completo. Abandoné la universidad", expresó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario