martes, 10 de enero de 2017

Diez motivos para ser fan de Kate Middleton

Kate Middleton celebra hoy su 35 cumpleaños. Desde que se convirtiera en duquesa de Cambridge hace seis años, sus 'looks' son analizados minuciosamente por la prensa y cada prenda que se pone se convierte en un 'best seller' en cuestión de horas.

El 'Kate Effect' tiene una fuerte influencia en el mundo de la moda. Es capaz de llevar a la cima a los diseñadores y marcar tendencia entre las masas. Los críticos de moda no dudan en coronarla como una de las mejor vestidas de las casas reales. Ya sea de 'sport' o en los actos solemnes, la duquesa de Cambridge sabe convertir su 'look' en un acierto rotundo.

Su trigésimo quinto cumpleaños es una excusa para repasar los motivos por los que Kate Middleton tiene encandilado al mundo.

1. Sus guiños a la princesa Diana
Desde que se anunció su compromiso, la duquesa ha dejado claro cuál es su referente dentro de la familia real británica: la princesa Diana. Lady Di era muy apreciada por el pueblo, así que el movimiento de Kate Middleton fue inteligente.

No solo en filantropía -ha extendido su área de actuación a escuelas y hospitales como hizo su difunta suegra- sino también en estilo. Durante la celebración de 'Trooping the Colour' llevó unos pendientes de Balenciaga compuestos de perlas de agua y cristales plateados, unas joyas que Diana de Gales vistió para el mismo festejo en 1988.

Quizá el gesto de homenaje más evidente fue en 2015, cuando acudió a la tradicional recepción diplomática de Buckingham Palace con una de las tiaras favoritas de su suegra. Una pieza realizada con diamantes y perlas que se llevó el aplauso de la prensa.

2. Aficionada al 'low cost'
Es una tendencia en alza entre la realeza europea recurrir a las firmas 'low cost'. Ya no nos sorprende ver a la Reina Letizia vestida de Zara, y la duquesa de Cambridge también se ha apuntado a esta ola.

La duquesa eligió un abrigo rojo de Zara de 50 euros para asistir a un acto de la Reina Isabel II. Al cabo de 48 horas, la chaqueta estaba agotada en la web de la marca 'low cost'.

También apostó por esta firma para vestir en su último día del tour por Canadá. Una 'blazer' blanca y unos 'jeans' que también desaparecieron de la página web rápidamente.

No solo Zara, sino también H&M está entre los habituales de la duquesa. Combinando con la 'blazer' blanca, remató la jugada con un 'top' de la cadena sueca.

3. Su faceta como fotógrafa
Desde que se hiciese público el primer retrato del príncipe George y la princesa Charlotte en 2015, tomado por la propia Kate Middleton, la faceta de fotógrafa de la duquesa de Cambridge se ha ido haciendo más visible. A este retrato que dio la vuelta al mundo, le siguieron unos meses después unas imágenes de la princesa, y todos fuimos testigos del primer día de colegio del príncipe George también a través del objetivo de su madre.

Y son estas instantáneas familiares, hechas públicas por los propios duques de Cambridge, las que han hecho que la Royal Photographic Society concediera hace pocos días a la duquesa el reconocimiento de miembro de honor de la sociedad. Desde la organización han afirmado que, aunque se trata de un trabajo de fotógrafo 'amateur', y es la primera persona que recibe este reconocimiento sin haber ganado ningún premio de la sociedad, la decisión ha sido tomada por su "talento y entusiasmo. Está claro que tiene talento para la fotografía".

4. Su capacidad para encumbrar diseñadores
El nombre de Jenny Packham no era muy conocido hasta que Kate Middleton comenzó a vestir sus creaciones. Se ha convertido a lo largo de los últimos años en la diseñadora de cabecera de la duquesa y las ocasiones en las que ha llevado sus vestidos son incontables.

Durante la misma cita en la que llevó la tiara de Lady Di, la duquesa de Cambridge escogió un impresionante vestido rojo de Packham que dejó al mundo sin respiración. Ya lo había lucido en 2015 en una cena con el presidente de China, pero eso no evitó que su indumentaria recabara multitud de alabanzas.

De otro estilo fue el vestido que eligió para una cena benéfica el año pasado: cuajado de lentejuelas y de color rosa, pero firmado por la ya icónica Jenny Packham.

5. Apuesta por las firmas españolas
No para ella, pero sí para sus hijos. Los pequeños George y Charlotte son ya habituales de la moda 'made in Spain'. A la princesa Charlotte la ha vestido en numerosas ocasiones de la firma de ropa de niños M&H, con tienda en Valladolid y en Madrid. El primogénito vistió un abrigo de lana de la firma Pepa & Co que se agotó en pocas horas. También recurrió a esta marca para su hija en su primer acto oficial, una tarde de juegos, un bonito vestido azul.

6. Sus toques atrevidos
Es una maestra del estilo 'lady', pero eso no implica que de vez en cuando se 'salga del tiesto' con unos atuendos algo más divertidos. Transparencias o faldas cortas son, según marque la ocasión, excelentes aliadas de la duquesa de Cambridge.

7. Es una 'influencer' nata
Siempre está en el punto de mira y rara vez desafina. En la Semana de la Moda de Londres es protagonista absoluta eclipsando los diseños de grandes firmas como Burberry o apariciones estelares como las de Cara Delevingne. De hecho, el diario anglosajón 'Daily Mail' apuntaba que la influencia de la 'royal' en la sociedad es superior a la de cualquier diseñador.

8. Su maestría a la hora de vestir abrigos-vestido
Los vestidos abrigo son el comodín de muchas de las mujeres de las monarquía europeas. Discretos, elegantes y. sobre todo, correctos, no faltan en los actos institucionales. Pese a que los vestidos-abrigos se suelen relacionar con mujeres más mayores, Kate Middleton sabe darles un toque más juvenil. Esta prenda también está entre las favoritas de la princesa Mary de Dinamarca y de la Reina Letizia.

9. Una estrella en la alfombra roja
Sobra decir que en la alfombra roja también se mueve como pez en el agua. Con este vestido en tul azul cielo de Jenny Packamn duquesa supo levantar pasiones en la alfombra roja de la 'premier' de una de las películas de la saga James Bond.

10. Melena diez
Su peinado habitual ha causado tal sensación que tiene nombre propio: Chelsea Blow Dry. No podía ser de otra manera siendo un estilismo que muchísimas mujeres británicas reclaman a sus peluqueros. Deja la melena lisa salvo por las puntas, a las que da cierta forma. Para imitarlo, basta con secar el pelo boca abajo, y trabajarlo con un cepillo redondo para hacer ondas naturales en las puntas. Como toque final, una dosis de laca.


No hay comentarios:

Publicar un comentario