domingo, 13 de noviembre de 2016

Melania Trump Una primera dama al estilo Jackie Kennedy

A juzgar por las opiniones de distintos expertos, Melania Trump devolverá el rol de primera dama a su faceta más tradicional, aunque sin desaprovechar su potente imagen. Jean W. Harris, que estudia el papel de las primeras damas desde la Universidad de Scranton (Pennsylvania), cree que "será una primera dama en el modelo de Jackie Kennedy: con ganas de permanecer en la esfera privada lo más posible y de ser reconocida como una glamorosa anfitriona. Una esposa adoradora y soporte de su marido. Un bálsamo para el temperamento de Donald Trump, que trate de suavizar su imagen y humanizarlo para el público. Tendrá un “proyecto mascota” que no sea polémico... La veo en el papel típico de las primeras damas republicanas contemporáneas".

Tiene claro su papel. En una entrevista concedida por Melania a la revista Yo Dona el pasado mes de abril le preguntaron cuál era su rol durante la campaña. La esposa del nuevo presidente electo de los Estados Unidos no pestañeó. "Muy sencillo: soy esposa y madre. Me ocupo de nuestro hijo Barron porque no se lo confío a una niñera [...]. En cuanto a mi marido, mi preocupación principal es que cuando regrese a casa encuentre un clima de paz y tranquilidad para que pueda recuperarse y continuar este tremendo maratón. A veces asisto a sus debates televisivos, pero lo esencial, para mí, es que se sienta lo mejor rodeado y lo más protegido posible cuando está en la intimidad familiar".

Influirá su pasado como modelo. Con 16 años, Melania fue descubierta por el fotógrafo Stane Jerko durante un concurso de moda. Comenzó a pisar las pasarelas y se mudó a Milán, la contrató una agencia italiana. El fundador de ID Models Management, Paolo Zampolli, la conoció entonces, cuando trabajaba en París y Milán, y la invitó a unirse a su agencia en Estados Unidos.

"Es un poco pronto para vaticinios, pero con sus antecedentes como modelo, yo creo que al menos es seguro que querrá marcar estilo", indica Zampolli.

"Melania Trump encaja muy bien con esa primera parte -tiene la mirada de adoración muy ensayada-. Pero es joven, es moderna y el traje de seda blanco de un hombro que llevó cuando su marido pronunció su discurso de aceptación sugiere que tampoco va a apuntar a la versión más anticuada de lo que en los Estados Unidos llamamos Flotus (acrónimo de primera dama en inglés)", agrega.

Hay otra mujer con un potencial político claro en la familia: Ivanka. Pero esa es otra historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario