martes, 26 de julio de 2016

Macaulay Culkin reaparece en una entrevista



Hace más de una década que Macaulay Culkin no estrena una película comercial. ¡Salvados!, en 2004, fue la última y hace 20 años que el actor neoyorquino, de 35 años, tuvo su último gran éxito, El guardián de las palabras. Tenía 14 años y llevaba 10 actuando cuando anunció que se retiraba. Se emancipó legalmente de sus padres. Estaba cansado de ser una estrella infantil y no quiso ser un ídolo juvenil. Se casó, se separó. Creció. Y 22 años después de aquel final con Hollywood, aún tiene que salir a pasear de madrugada para evitar las cámaras de los paparazis y curiosos.

El protagonista de Solo en casa vive ahora entre París y Nueva York para darle esquinazo a una fama que ya no quiere. Así lo ha dicho en la primera entrevista en profundidad que ha concedido en casi una década. “No vuelvo mi espalda (a la fama), no la quiero. Los paparazis vienen detrás de mí porque no me vendo”, dice a The Guardian, sin entender aún a qué se debe ese interés y fascinación por su persona.

Pero éste es un regreso ficticio. Porque Culkin insiste en estar “retirado” de la interpretación. Sólo trabaja con amigos, como Adam Green, con quien ha rodado la surrealista Adam Green Aladdin. O hace cameos esporádicos, como el que hizo en Zoolander 2, interpretándose a sí mismo. Incluso participa en algunos anuncios. Pero ahora mismo prefiere seguir centrado en buscar la felicidad y en otras de sus facetas artísticas: pinta, escribe, canta y compone. Publicó una novela en 2006, Junior. Y ahora tiene un grupo de música, The Pizza Underground.


No hay comentarios:

Publicar un comentario