lunes, 11 de enero de 2016

Sean Penn, embajador de la coca boliviana que ayudó a Ostreicher

Pagina Siete

Tiene un lugar indiscutible en la élite de Hollywood, pero Sean Penn nunca se ha resignado a recluirse en la pantalla, espoleado por una tenaz inquietud política que lo ha convertido en irreverente activista, amigo de enemigos de EEUU y, ahora, polémico entrevistador del hombre más buscado del mundo.
Tal vez su inquietud política ha sido uno de los motivos de su primera visita a Bolivia en febrero de 2012. En esa ocasión, el actor se entrevistó con el presidente Evo Morales para coordinar acciones en favor de Haití. En el encuentro recibió obsequios como un poncho de la región de Tarabuco.
En su segunda visita, en octubre del mismo año, el actor fue nombrado por Morales como embajador de Bolivia para la defensa de la reivindicación marítima, la despenalización de la hoja de coca y la extradición del expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada.

El mismo año, en diciembre, el actor se reunió con Morales para hablar sobre la situación de su compatriota Jacob Ostreicher, quien estaba en el cárcel de Palmasola (Santa Cruz) acusado por legitimación de ganancias ilícitas. Sin embargo, según la celebridad, no se logró probar ese supuesto delito. El caso permitió descubrir, en diciembre de 2012, una red de extorsionadores que operaba desde dos ministerios, la Fiscalía y los juzgados, cuyos miembros fueron enviados a la cárcel.
Pero, la relación entre Penn y el gobierno de Morales se rompió en mayo de 2013, cuando el actor pidió que se condicione el paso del Rally Dakar 2014 por Bolivia a la liberación de Ostreicher, que ya para ese entonces tenía una detención domiciliaria en Santa Cruz.
"Les pido que utilicen su influencia para pedir a los patrocinadores que requieran que se libere al señor Ostreicher como una primera señal de buena voluntad, mientras Bolivia trabaja en los retos de su sistema judicial, o que el Rally Dakar no entrará en Bolivia”, dijo Penn. Meses después, en diciembre, el amigo de la celebridad se escapó de Bolivia y regresó a Estados Unidos.
Amigo de Castro y Chávez

Durante la década pasada, Penn desarrolló relaciones con los dos mayores enemigos de EEUU en el continente americano, los entonces presidentes de Cuba, Fidel Castro, y de Venezuela, Hugo Chávez. Cuando Chávez murió, en 2013, Penn le dedicó uno de los pocos elogios emitidos desde EEUU, al calificarlo como "una de las fuerzas más importantes que hemos tenido en este planeta”.
Ese acercamiento a Chávez despertó el interés de El Chapo que durante su encuentro en la selva mexicana preguntó al actor por el fallecido líder venezolano, según relata Penn en la revista. "Le hablé de nuestra amistad (con Chávez) de una forma que pareció superar un examen intuitivo para medir la independencia de mi perspectiva”, explicó Penn. El ganador de dos Oscar, conocido por sus labores humanitarias en Haití, condenó también de forma vehemente la guerra lanzada en 2003 contra Irak, y por asociación, se convirtió en uno de los más duros críticos del expresidente estadounidense George W. Bush.

Nacido en 1960 en una familia de artistas que le facilitó adentrarse en Hollywood, Penn llegó a la fama con papeles de rebelde, se consagró con una cinta políticamente comprometida, Dead Man Walking, y logró sus dos Oscar con Mystic River y Milk. "Sé muy bien lo difícil que se las pongo para que me aprecien”, dijo Penn en su discurso de aceptación del Oscar por Milk en 2009, cuando hizo apasionada defensa de los derechos de los homosexuales antes de que el asunto se convirtiera en una prioridad de la Casa Blanca. Penn también fue criticado en otra gala de los Oscar, la del año pasado, cuando anunció el galardón para el mexicano Alejandro González Iñárritu por Birdman preguntando, con media sonrisa, quién le había dado la tarjeta de residencia a ese "hijo de perra”, un gesto que justificó como una broma entre amigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario