lunes, 25 de mayo de 2015

Julio Iglesias se hace de rogar para recoger el título de hijo predilecto de Madrid

Tres meses... y contando. Ese es el tiempo que los representantes de Julio Iglesias y el Ayuntamiento de Madrid llevan negociando los detalles de la ceremonia con la que la alcaldesa Ana Botella quiere agasajar al nuevo hijo predilecto de los madrileños. A la regidora saliente solo le quedan tres semanas en el cargo y, según ha podido saber ABC, le haría ilusión salir del Palacio de Cibeles por la puerta grande y del brazo del artista latino que más discos ha vendido en el mundo (más de 300 millones de copias). Botella, admiradora confesa del número uno de la música en español, fue la primera en apoyar la iniciativa de honrar a Iglesias por su «madrileñismo y españolismo». La propuesta, una idea del director de la Banda Municipal de Música, se aprobó el pasado 20 de febrero en el Pleno municipal entre quejas y críticas de la oposición.

Fuentes cercanas a Iglesias aseguran a ABC que aún no hay fecha para la ceremonia por «temas de agenda». Sin embargo, técnicos del Ayuntamiento implicados en el proceso dicen que las conversaciones con los representantes del artista se han dilatado más de la cuenta debido a una «lista de exigencias» que tendría la estrella internacional como condición para su «investidura». «Ha pedido un escenario más alto de lo normal y que los fotógrafos y las cámaras de televisión se coloquen de tal modo que solo puedan captar su perfil derecho... aparentemente se pone mal cuando le realizan fotos de su perfil izquierdo. Pero la verdadera pesadilla es concretar una fecha para que se celebre la ceremonia. Parece una misión casi imposible», aseguran fuentes de la alcaldía.

Tras numerosas reuniones frustradas, los técnicos del Ayuntamiento ya no saben qué hacer para convencer a los managers del cantante y cerrar un trato. Para colmo, la jefa de prensa de Botella, Elena Sánchez Pérez, que era una de las personas que seguía las negociaciones, dejó esta semana su cargo para comenzar a trabajar en Radio Televisión Española. La próxima semana el intérprete de «La vida sigue igual» y «Hey» aterrizará en Portugal para dar un único concierto junto a su hijo Julio José como parte de su gira mundial 2015. Según reza en su web oficial, el 30 de mayo reunirá a más de 20.000 fans en el Meo Arena de Lisboa y ese será el único compromiso profesional que tendrá esa semana, por lo que algunos funcionarios madrileños tienen la esperanza de que, en el último minuto, haga una escala en la capital para acudir a su propio homenaje.

En medio de estas largas negociaciones, Iglesias tuvo tiempo para viajar a Boston, donde recibió, con toga y birrete incluidos, un doctorado honoris causa del Berklee College of Music. Lo hizo hace dos semanasacompañado de su «jefe» en Sony, Doug Morris, consejero delegado del gigante discográfico, quien también recibió el título honorífico del centro universitario para el estudio de música contemporánea más importante del mundo.
Nombramiento polémico

Más allá de los supuestos «temas de agenda» y la «lista de exigencias», lo cierto es que Julio Iglesias no estaría muy satisfecho conla manera en la que se fraguó su designación como hijo predilecto de la ciudad que lo vio nacer. El nombramiento sólo se logró con el apoyo de los grupos municipales del PP y UPyD, pero con sonadas abstenciones y críticas del PSOE e IU. El acalorado debate en el área de Las Artes, Deportes y Turismo habría desilusionado al artista.

La socialista Ana García D’Atri criticó que el Partido Popular utilizara su mayoría absoluta en el Ayuntamiento «de manera tiránica» y que no se respetara el reglamento, que estipula que es la Corporación Municipal en pleno la que debe otorgar el título de hijo predilecto. La responsable de Las Artes en el grupo municipal del PSOE habló de «prisas» y de «falta de representación» en la designación. Por su parte, Milagros Hernández, de IU, comparó el nombramiento con «un bienvenido, Mister Marshall» y aseguró que la propuesta se habría presentado «antes a la prensa que a la oposición». Según Hernández, IU solo se ha abstenido porque quiere ver a la estrella cantando con los músicos de la Banda Municipal.
«Es mejor no tocar el tema»

Los reproches del PSOE e Izquierda Unida obligaron a que Iglesias no concediera entrevistas tras su nombramiento. «No quiere hacer ninguna declaración porque hubo mucha polémica. Con todo el revuelo que surgió con el reconocimiento es mejor no tocar más el tema», explicaron a ABC fuentes cercanas a la discográfica del cantante.

Tras la ola de llamadas de los medios, Iglesias solo se limitó a publicar un escueto comunicado. «Ser Hijo Predilecto de Madrid es un honor para mí. Tengo la ciudad donde nací en el alma y estoy muy agradecido a las madrileñas y a los madrileños por todo lo que me han dado a lo largo de mi vida. ¡Muchísimas gracias!», dijo a través de sus relaciones públicas en Europa. En medio de esta larga espera, la historia del hijo predilecto se parece cada vez más a la del regreso del hijo pródigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario