martes, 2 de julio de 2013

Video JLo cobró $us 1,5 millones por cantarle a un dictador, ahora pide disculpas



Jennifer López ha pedido disculpas, pero su concierto de 'cumpleaños feliz' para el líder de Turkmenistán sigue despertando polémica. Según la revista US Weekly, la estrella latina cobró $us 1,5 millones (1,1 millones de euros) por su polémico concierto.

El monto total se conoce después de que la cantante haya asegurado que no habría ofrecido este concierto privado -celebrado el fin de semana en el país de Asia Central- si hubiese sabido que al líder del país, Gourbangouly Berdymoukhamedov, se le acusa de no respetar los derechos humanos.

Las asociaciones de Derechos Humanos -que acusan al gobierno turcomano de restringir la libertad de expresión y encarcelar a los opositores- criticaron a López por su concierto, en el que cantó 'Happy Birthday, Mr. President' a Berdymoukhamedov.

"El evento fue aprobado por sus representantes, si hubiese sabido que había asuntos de derechos humanos de cualquier tipo, Jennifer no habría asistido", aseguró su publicista, Mark Young, en un comunicado.

"Esto no era un evento patrocinado por el gobierno ni de naturaleza política", defendió el publicista. Al parecer, fue la compañía China National Petroleum la organizadora del Evento.

Por su parte, el manager de la artista, Benny Medina, dijo al portal TMZ que el equipo de la cantante no supo de la presencia del mandatario en el evento hasta instantes antes de que López comenzara a cantar.

Las disculpas no convencieron a los defensores de los derechos humanos. "Sólo con unos cuantos clicks en Google puede verse sus datos de derechos humanos. Es difícil saber por qué [las estrellas pop] se sienten atraídas por estos líderes despreciables", aseguró Rachel Denber, subdirectora de Human Rights Watch para Europa y Asia Central.

La paradoja

La actuación de la artista se produjo apenas unas semanas después de que apareciera junto a Beyoncé en el cartel de un concierto benéfico en el Twickenham Stadium de Londres, para recaudar fondos para la ONG Chime for Change (Sonidos para el cambio).

Chime for Change es una organización fundada por la firma modaGucci que busca promover el desarrollo de niñas y mujeres desfavorecidas a nivel global. En marzo de 2011, López rechazó dar un concierto privado para el líder libio Muamar el Gadafi, que estaba dispuesto a pagar hasta 2 millones de dólares por la actuación de la artista.

López se negó a participar en las fiestas de la familia Gadafi en las que contaban con cantantes de primer nivel internacional como Beyoncé, Mariah Carey, Nelly Furtado, Usher y el rapero 50 Cent, quienes recibieron hasta un millón de dólares por cantar para el clan del mandatario árabe.

Beyoncé y Nelly Furtado, que sí aceptaron la propuesta millonaria de la familia del líder libio, anunciaron posteriormente su interés en que el dinero que ingresaron fuera a causas benéficas. En el caso de Beyoncé, sus ganancias fueron a parar al fondo creado por Bill Clinton y George Bush para la reconstrucción de Haití.

El último informe del Departamento de Estado sostiene que en Turkmenistán "oficiales de seguridad torturaron y golpearon a los sospechosos, prisioneros y a personas críticas con el gobierno con el fin de hacerles confesar y como una parte del castigo".

Turkmenistán es uno de los países más opacos del mundo y también uno de los más ricos gracias a sus ingentes reservas de hidrocarburos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario