miércoles, 30 de enero de 2013

El pasado de Máxima está vinculado con la dictadura

El pasado persigue a la futura reina de Holanda, Máxima Zorreguieta, porque su padre, Jorge Zorreguieta, fue ministro de Agricultura durante la dictadura militar argentina (1976-1983), que dejó 30.000 desaparecidos, según organizaciones de derechos humanos.

En el reino de lo políticamente correcto, la clase política holandesa no tolera la presencia de Jorge Zorreguieta, ex ministro del dictador Jorge Videla. Así, el padre de Máxima no asistió a la boda de su hija en Ámsterdam en 2002 y, en solidaridad, la madre de la princesa tampoco lo hizo.

Máxima nunca ocultó que lo que se le imponía le entristeció, pero aseguró estar lista para aceptar la decisión.

Durante la boda real las cámaras de televisión mostraron sus lágrimas cuando se escucharon los acordes del tango favorito de su padre, Adiós Nonino.

“Lamento que haya hecho lo mejor que pudo en un mal régimen. Tenía las mejores intenciones”, dijo Máxima en una entrevista antes de su boda.

El Gobierno de Holanda incluso encargó al historiador Michiel Baud que investigara el actuar de Zorreguieta durante la dictadura militar.

Baud concluyó que Zorreguieta debía saber algo sobre las torturas y las miles de desapariciones, pero dijo estar casi seguro de que el ex ministro no estuvo personalmente involucrado.

El padre de Máxima fue acusado de repetidas ocasiones de estar implicado en algunas desapariciones y continúa bajo investigación pero de momento no se presentaron cargos en su contra. Medios holandeses informaron que la familia de la princesa no asistirá a la coronación de la pareja real el 30 de abril.

No hay comentarios:

Publicar un comentario