domingo, 26 de junio de 2011

Alberto de Mónaco y Charlene Wittstock

El príncipe por fin se casa, a los 52 años. Escogió a una deportista por soberana

Charlene ya sabe que su principal deber, como esposa de Alberto de Mónaco, es dar un heredero a la dinastía de los Grimaldi para que este principado continúe encabezado por el hijo mayor de los monarcas fallecidos, Grace y Rainiero. La futura alteza manifestó ya en una entrevista, su deseo de tener hijos. El próximo 1 y 2 de julio esta pareja celebrará su unión ante el mundo.

Alberto, de 52 años, se casa con la nadadora sudafricana Charlene Wittstock, 20 años menor que él, y con quien ya compartió 10 años de noviazgo. Ella hizo de primera dama sin que el mundo se alborotara, gracias a la discreción de Alberto y la aprobación de sus hermanas, Carolina y Stefanía, hasta que el anuncio se hizo inminente cuando la pareja se paseó por la alfombra roja durante la boda de Victoria y Daniel de Suecia el 2010. Estas apariciones sólo están reservadas a parejas oficiales. Semanas después, el principado de Mónaco anunciaba el futuro enlace. La pareja se conoció en las olimpiadas de Sidney el año 2000, mientras ella competía y él era parte del Comité Olímpico Internacional.

El pueblo de Mónaco parece ver en Charlene a una buena futura monarca y, al momento de anunciar el ompromiso,salieron a relucir los comentarios sobre el parecido que la futura princesa tiene con la madre de Alberto, la exdiva del cine, Grace Kelly, quien se convirtió en su Alteza Serenísima Grace de Mónaco, título que adoptará Charlene al casarse con Alberto. La futura princesa, no sólo ostentará el mismo título que su suegra, sino que ya adoptó los modales, el vestuario y hasta la manera de pensar de Grace, porque el palacio se dio a esa tarea en estos últimos cinco años. Además, algunas publicaciones aseguran que Charlene se hizo cirugía estética en la nariz y redujo masa muscular porque ya no entrena.

Los deslices de Alberto

Pese a que Alberto ya tiene dos hijos, ninguno de ellos puede ser heredero de los Grimaldi por haber nacido fuera del matrimonio. Incluso, el 2005, antes de ser coronado Jefe de Estado de Mónaco aseguró que otras mujeres podrían decir que él es el padre de sus hijos, al reconocer al que tuvo con una azafata de Air France y a una niña que responde al nombre de Jazmín Grace.

Se estima que la fortuna personal de Alberto asciende al billón de dólares y a 2.500 millones de dólares la de la familia Grimaldi de Mónaco. Este pequeño Estado es uno de los principales atractivos turísticos para millonarios y estrellas de Hollywood.

Alberto también debe verse como todo un príncipe y por ello el famoso diseñador Karl Lagerfeld le ha recomendado adelgazar, porque de lo contrario el traje que le diseñó no le lucirá. Ya le pasó su dieta más estricta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario