sábado, 30 de abril de 2011

Boda Real, la más vista en el mundo

El príncipe Guillermo y Catalina se dieron ayer un baño de multitudes en una boda marcada por el patriotismo y emoción tras una ceremonia en la abadía de Westminster, que lució un decorado espectacular.

El imponente vuelo rasante de aviones de la Real Fuerza Aérea británica sobre el palacio de Buckingham fue el broche de oro del evento más esperado del año, en el que unas 2.000 millones de personas vieron la boda en el mundo.

En la boda hubo tradición y modernidad, estilos sobrios y toques caprichosos. El evento mostró las raíces de la moda británica, así como su apuesta por la vanguardia en la alta costura.

Las previsiones de lluvia no se cumplieron y desde primera hora de la mañana, británicos y turistas se apostaron en los alrededores de la abadía.

Mariah Carey da a luz a gemelos

La cantante Mariah Carey dio a luz a gemelos, un varón y una mujer, en el tercer aniversario de su boda con el actor Nick Cannon, dijo el sábado su portavoz.


Los bebés nacieron en un hospital de Los Angeles, dijo la representante de Carey, Cindi Berger, quien informó que los bebés pesaban más de 5 libras cada uno (más de 2 kilos). Los nombres de los hijos no se conocieron de inmediato.


La cantante ganadora del Grammy y Cannon, actor y cantante de rap, se casaron el 30 de abril del 2008.


"Los bebés nacieron en su aniversario de bodas", dijo Berger en un comunicado. "¡Ni Mariah podía haber planeado eso!", agregó.
Carey anunció que estaba embarazada en octubre. En ese momento, Cannon dijo que la pareja prefirió no contar de inmediato sobre el embarazo porque la cantante ya había sufrido una pérdida.

Artistas afectados por trastorno bipolar

Catherine Zeta-Jones y Demi Lovato son las famosas que más recientemente admitieron sufrir este mal

“Si mi revelación de tener trastorno bipolar II ha alentado a una persona a buscar ayuda, entonces vale la pena. No hay necesidad de sufrir en silencio y no hay vergüenza en pedir ayuda", comentó la actriz galesa Catherine Zeta-Jones, quien habló con la revista People sobre el problema que la ha llevado a ser ingresada de manera voluntaria en la clínica de salud mental Silver Hill, situada en New Cannan, Connecticut.

Se trata de un trastorno bipolar del tipo II, que se caracteriza por presentar periodos prolongados de depresión alternados con algunos episodios maníacos —donde el estado de ánimo es anormal y persistentemente elevado, expansivo o irritable.

Al parecer, la dolencia de Zeta-Jones surgió a causa del dolor de ver enfermo a su marido, Michael Douglas, quien superó un cáncer de garganta, un proceso que derivó en mucho estrés para la actriz. Además, según apuntó su representante, ella quería estar segura de estar en perfectas condiciones antes de comenzar con el rodaje de su próxima película, Playing the Field.

Catherine Zeta-Jones o es la única actriz que sufre este mal —que se ha hecho legendario por haber afectado a artistas como el pintor Vincent Van Gogh o la escritora Virginia Wolf, quienes murieron sin conocer la verdadera causa de su sufrimiento—.

Cuatro meses después de abandonar un centro de rehabilitación y confesar que quería empezar una nueva vida, la cantante y actriz juvenil Demi Lovato reconoció que padecía la enfermedad. "Hasta que no ingresé en la clínica no me di cuenta de por qué tenía tantos problemas para controlar mis emociones. Ahora sé que sufro un trastorno bipolar", afirmó la estrella de Disney a la revista People.

En el período que estuvo bajo observación médica, Lovato se sometió además terapias contra la anorexia, la bulimia y la autolesión. La chica Disney además admitió que sufría de severas depresiones "desde muy joven" a causa de su aspecto.

"Siento que ahora tengo el control donde antes no lo tenía", explicó Lovato, quien el reciente mes de octubre se enzarzó en una pelea con una bailarina que participaba en la gira que estaba haciendo con los Jonas Brothers. Este enfrentamiento fue el detonante de su ingreso a un hospital especializado.

¿Por qué tantos artistas sufren de trastorno bipolar? En realidad, se trata de una de las enfermedades mentales más comunes, severas y persistentes. Quizá se ha hecho más conocida a través de los artistas que la padecen porque en los casos de tipo II, por ejemplo, los periodos hipomaníacos —que se caracterizan por un nivel extraordinario de producción, leve euforia, un torrente de ideas, energía inacabable, verborragia, deseo e impulso por el éxito y autoestima o grandiosidad alta— se contrastan con profundas depresiones. Estos síntomas suelen desencadenar escándalos públicos —agresiones, excesos relacionados con el placer— que prontamente refleja la prensa.

Si bien no existe una cura para el trastorno bipolar, sí hay tratamientos integrales que parten de un principio: su pronta y efectiva detección. El tratamiento implica trabajar este mal, tanto desde la parte emocional como a través de fármacos que ayudan a compensar los picos depresivos o maníacos, de tal forma que se logra tener una vida normal.


Las clases de trastorno bipolar

Tipo I. Este trastorno bipolar muestra varios periodos maniacos (elevación anómala del estado anímico) sin que necesariamente haya un periodo depresivo.

Tipo II. En este caso se presentan varios periodos de hipomanía (un estado afectivo caracterizado por un ánimo persistentemente alzado, hiperactivo y/o irritable) y al menos un estado de depresión mayor.

Ciclotimia. Implica la presencia o historial de episodios hipomaníacos con periodos de depresión que no cumplen los criterios de depresión mayor.

Una boda real de ensueño para los príncipes e Inglaterra

El príncipe Guillermo y la princesa Catalina se casaron ayer en la abadía de Westminster, en Londres, en una ceremonia de pompa y tradición de cuento de hadas que sellaron con un beso.

Un beso que, según entendidos, más que la consolidación de su amor, representa un soplo de aire fresco para la monarquía británica venida a menos en las últimas décadas por la muerte de Diana, y las rupturas matrimoniales de los tres hijos de la Reina Isabel.

La pareja, que a partir de ayer lleva el título de duques de Cambridge, se juró amor, fidelidad y respeto eterno ante el arzobispo de Canterbury, el doctor Rowan Williams, que bendijo la boda.

“Estás hermosa”, le dijo el primogénito del príncipe Carlos y la fallecida Lady Di, de 29 años, ni bien vio a la novia, cuando ella subió las escalinatas del altar al son del himno I Was Glad de Charles Hubert Hastings Parry.

Kate, que según el protocolo, desde ayer debe ser llamada Katherin o Catalina, estaba ataviada con un vestido de seda color perla diseñado por Sarah Burton para la casa Alexander McQueen, y lució una tiara Cartier de diamantes que le prestó la reina de su colección personal. Guillermo decidió llevar el uniforme rojo de gala de coronel de la Guardia Irlandesa.

En el momento de ponerle el anillo, el príncipe Guillermo debió esforzarse para que entrara el cintillo de oro galés en el dedo de la novia. “Los pronuncio marido y mujer, en el nombre del padre, del hijo, y del espíritu santo”, rezó Williams ante los recién casados.

Luego de la homilía, los recién casados fueron trasladados junto a sus familiares y padrinos al recinto más sagrado de la abadía, la tumba medieval de Eduardo el Confesor, donde firmaron el documento matrimonial.

De cuento

Unos 1.900 invitados llenaron la abadía de Westminster, que fue decorada con árboles y flores de los campos y palacios ingleses de Isabel II. Entre ellos estaban el cantante Elton John, su esposo, David Furnish; el ex capitán de rugby Clive Woodward, el futbolista David Beckham, y su esposa, la ex Spice Girls Victoria.

También asistieron a la boda el actor Rowan Atkinson, el cineasta Guy Ritchie, el primer ministro británico, David Cameron, y representantes de varios países del Commonwealth (ex colonias británicas).

Tras la ceremonia, que duró poco más de una hora, los recién casados viajaron en una carroza abierta Landau de Estado 1902 tirada por caballos a través del Parliament Square, la avenida de Whitehall- sede del Gobierno-, atravesaron el Arco de la Caballería Real y el Mall, hasta arribar al Palacio de Buckingham.

Miles de personas saludaron a la pareja durante la procesión real, llevando banderas, pancartas y flores; muchos habían acampado desde hacía días para ver el desfile.

Al arribar al Palacio, Guillermo y Catalina fueron trasladados al salón de Estado, donde se sacaron las fotos de casamiento junto a sus familias y los reyes y reinas extranjeros que asistieron como invitados.

Poco después, la pareja, junto a los miembros de la familia real británica, salió al balcón donde saludó y se dio dos besos ante miles de personas que colmaron el Mall y las calles adyacentes a la mansión real.

Luego Isabel II ofició en el Palacio una recepción para 650 invitados, un almuerzo frío con canapés y champaña, y por la noche el príncipe Carlos organizó una fiesta en la residencia real para 300 invitados especiales, familiares y amigos de la pareja.

Las “reales” anécdotas de la boda de los duques de Cambridge

Como toda boda que se precie y pese a la formalidad y la pompa de la ocasión, el enlace del príncipe Guillermo y Catalina, desde hoy duquesa de Cambridge, estuvo jalonado de momentos que permiten elaborar un primer anecdotario.

En la búsqueda de situaciones curiosas, los ojos de los presentes y las cámaras de televisión estuvieron puestos durante la ceremonia en los pajes, un grupo de niños y niñas de entre 3 y 10 años de edad escogidos entre hijos y nietos de la familia y de amigos.

Pero los niños “decepcionaron” a la concurrencia y a los espectadores y se comportaron con una corrección absoluta.

Eso era lo que buscaban los responsables del protocolo, que marcaron al milímetro el desarrollo la ceremonia en la abadía de Westminster y que sin duda se apuntaron un tanto, porque todo transcurrió según el libreto.

PRÍNCIPE GUILLERMO

Si alguien podía romper el protocolo era el príncipe Guillermo, quien lo hizo segundos después de que Catalina llegara al altar, acompañada por su padre Michael, para decirle: “Estás preciosa”.

A continuación, segundos antes de que comenzara la ceremonia religiosa, se dirigió a su suegro y le comentó en tono de broma: “Se suponía que esto iba a ser una cosa pequeña y familiar”.

DIFICULTADES AL PONER LA ALIANZA

Tras el preceptivo “sí, quiero”, Guillermo tuvo algunos problemas para poner la alianza en el dedo anular de la mano izquierda de su esposa, teniendo que insistir y apretar durante unos instantes para colocar en su sitio el anillo de oro, un regalo de la reina.

RISAS

Pese a que los asistentes mostraron en todo momento un gesto serio y formal, la prima hermana de Guillermo, Zara Phillips, y su prometido, el jugador de rugby Mike Tindall, se mostraron relajados y riéndose durante el intervalo en que los recién casados y sus testigos acudieron a firmar en el registro de la abadía.

OTROS PROBLEMAS

A la salida del templo, el príncipe tuvo algunos problemas para subir a la carroza tirada por caballos que llevó a la pareja hasta el palacio de Buckingham, en un recorrido por el centro de Londres.

La carroza dio la impresión de que podía volcar en el momento en que Guillermo puso pie en el estribo para subirse.

CAÍDA DE UN JINETE

Ya camino de palacio, uno de los jinetes de la guardia real que escoltaron al matrimonio se cayó de su montura, afortunadamente sin consecuencias serias para el soldado.

Los que vieron el cortejo nupcial en directo y los cientos de millones que lo siguieron a través de televisión vieron a un caballo adelantar a la carroza real y salirse de la ruta marcada.

El caballo negro tiró a su jinete poco después de la salida de la abadía de Westminster y galopó por delante del cortejo oficial cuando pasaba por delante de Downing Street, la calle donde tiene la residencia oficial el primer ministro británico.

SALIDA DE LOS RECIÉN CASADOS

El momento que más se dejó a la improvisación fue el de la salida de los recién casados y sus familias al balcón principal del palacio de Buckingham, frente al que esperaban decenas de miles de personas.

Catalina se mostró impresionada y dejó escapar un “oh, my (God)”, una expresión de asombro traducible como “Dios mío”.

Como todo el mundo esperaba y deseaba, Guillermo y Catalina se besaron tras unos breves saludos, después de ello los familiares más directos salieron para acompañarlos en el balcón.

Ante el júbilo de los miles de personas que se concentraron en la gran plaza frente al palacio y en sus alrededores, Guillermo tomó la iniciativa y besó brevemente a Catalina.

Se puede decir que en ese momento habían cumplido, pero la gran sorpresa fue que hubo una segunda demostración de afecto, lo que será interpretado por muchos como una prueba más de que este es un matrimonio entre dos personas realmente enamoradas.

El segundo beso se produjo bajo el sobrevuelo de la escuadrilla aérea que conmemoró la boda con una exhibición sobre Londres, con aviones militares de la II Guerra Mundial y cazas modernos.

En total fueron cinco minutos de baño de masas desde el balcón, tras lo cual, agarrados de la mano, Guillermo y Catalina volvieron a entrar en el palacio, donde la reina Isabel ofreció un bufé almuerzo a 650 de los 1.900 invitados a la boda.

La Abadía de Westminster, mil años de bodas y entierros reales

La Abadía de Westminster, donde se casó el príncipe Guillermo y Kate Middleton y de la que salieron convertidos en duques de Cambridge, es desde hace casi diez siglos escenario de bodas, coronaciones y entierros de reyes ingleses.Desde la primera coronación en la abadía, la del rey Guillermo I en el día de Navidad de 1066, hasta el funeral de Diana de Gales, madre del príncipe Guillermo, en 1997, esta iglesia gótica del tamaño de una catedral situada frente al Palacio de Westminster, sede del Parlamento británico, ha vivido un sinnúmero de ocasiones históricas.

Su nombre formal es el de Iglesia Colegiata de San Pedro y, a diferencia de la mayoría de los templos del país, es propiedad directa del monarca y no de ninguna diócesis o provincia.

La Abadía es uno de los cementerios con mayor concentración de genios y personajes regios del mundo.

Es el lugar donde reposan los restos de 17 reyes, incluidos Enrique V, Enrique VII, Isabel I y Jorge II, el último en recibir allí sepultura.

En el extremo sur de Westminster, alrededor de la tumba del autor de “Los cuentos de Canterbury”, Geoffrey Chaucer, ha crecido a lo largo de los siglos el llamado Rincón de los Poetas.

Se llama así porque allí descansan los restos de destacados personajes de la cultura como el novelista victoriano Charles Dickens, los poetas Edmund Spenser y Alfred Tennyson, así como los actores David Garrick, Henry Irving y Laurence Olivier.

Los compositores Henry Purcell y George Frideric Handel, y el científico que hizo el postulado de la ley de la gravitación universal, Isaac Newton, se cuentan también entre los cientos de personajes ilustres enterrados en el lugar.

BODAS

El enlace de ayer entre Guillermo Y Kate es el regreso a la abadía de las bodas reales desde que el príncipe Andrés, duque de York y hermano del príncipe Carlos, se casó con Sarah Ferguson en julio de 1986.

Bajo la bóveda gótica más alta de Inglaterra -31,1 metros- se han celebrado durante el Siglo XX numerosas uniones reales, empezando por la de los padres de la reina Isabel, el príncipe Alberto -coronado más tarde como Jorge VI- y Elizabeth Bowes Lyon, la “reina madre”, que se casaron en abril de 1923.

El funeral de la reina madre se celebró asimismo en la abadía, recuperando una tradición que en aquel momento llevaba dos siglos y medio interrumpida.

Tras la Segunda Guerra Mundial, la entonces princesa Isabel se casó con Philip Mountbatten, después duque de Edimburgo, en noviembre de 1947, en una ceremonia que estuvo marcada por la austeridad de la posguerra.

La princesa tuvo que reunir cupones de racionamiento para poder comprar la tela del vestido de boda, como cualquier otra novia de la época, según documentos del Archivo Nacional británico.

Su hermana, la princesa Margarita, fue la siguiente en pasar por el altar de la abadía para casarse con Antony Armstrong-Jones en mayo de 1960, en un matrimonio que se disolvería años más tarde.

En 1973, Margarita volvió a la abadía para casarse con el capitán Mark Phillips, de quien también se divorciaría 19 años después.

El suelo que hay frente al gran altar en el que se celebran las coronaciones y las bodas fue decorado en estilo de mosaico ornamental por operarios traídos expresamente de Roma, siendo uno de los diseños más grandes de este tipo que se conservan en el mundo.

Fue sacado de la Abadía durante los bombardeos nazis de Londres en la Segunda Guerra Mundial, una época en la que por seguridad la silla de la coronación fue trasladada a la catedral de Gloucester y en la que la piedra de coronación -utilizada originalmente por los monarcas escoceses- se enterró en secreto en la misma abadía.

Una de las campanas de la iglesia gótica, en el conjunto situado en la torre noroeste del templo, sirve para anunciar la muerte de un miembro de la familia real o del deán de Westminster.

Pippa Middleton La madrina deslumbró

Pippa Middleton, hermana de Catalina, fue la protagonista inesperada de la boda real. La hermana menor de la Duquesa de Cambridge no se ha perdido ni un solo de los ensayos y ha cumplido a la perfección con todos y cada uno de sus cometidos como dama de honor.

Reina Isabel mostró felicidad por el enlace matrimonial de su nieto

La reina Isabel II de Inglaterra, poco dada a expresiones espontáneas, manifestó ayer su felicidad por la boda de su nieto, el príncipe Guillermo, cuando ambos se reunieron en el palacio de Buckingham minutos después de la ceremonia.

“Ha sido increíble”, se pudo escuchar a la reina en unas imágenes de televisión, recogidas por la agencia local de noticias PA.

La monarca acababa de bajarse de la carroza real que la llevó desde la abadía de Westminster hasta el palacio de Buckingham junto a su esposo, el duque de Edimburgo, tras recorrer las calles más emblemáticas del centro de Londres y saludar a las decenas de miles de personas que vieron en directo el cortejo.

En las imágenes se pudo ver también a Guillermo saludando a su abuela, con la que habló brevemente y a la que besó en una mejilla.

AUSENTES

La Casa Real británica dio a conocer que tras la recepción, y poco después de que los recién casados se trasladaran hasta la cercana Clarence House, residencia oficial del príncipe Carlos, la reina y su esposo, el duque de Edimburgo, abandonaron el palacio para pasar el fin de semana fuera de Londres, aprovechando que el lunes también es jornada festiva.

Isabel II, de 85 años, y su marido, de 89, optaron por no estar presentes en la fiesta que el príncipe Carlos organizó para la noche, un evento de etiqueta en el que participaron familiares y amigos.

Champaña, canapés y tarta formaron parte del banquete del palacio de Buckingham

La reina Isabel de Inglaterra abrió ayer las puertas del palacio de Buckingham para que 650 de los 1.900 invitados a la boda de su nieto, el príncipe Guillermo, y Catalina, la nueva duquesa de Cambridge, celebraran el evento con champaña, canapés y un pedazo de tarta, comida preparada por 21 chefs.
Acompañados de la música de la arpista oficial del príncipe Carlos, Claire Jones, los invitados comentaron las incidencias de la ceremonia a la que asistieron minutos antes en la abadía londinense de Westminster.
BANQUETE
Durante la recepción circularon 10.000 canapés por gentileza de la reina, entre
rosa de salmón ahumado escocés sobre blini de remolacha, rollo de queso de cabra con nueces caramelizadas o ensalada de cangrejo de Cornualles con huevos de codorniz sobre blini de limón. La oferta fue difícil de resistir.
El chef real Mark Flanagan también preparó terrinas de pato con chutney (una conserva agridulce de frutas o verduras), tartaleta de berros y espárragos, chipolatas a la miel, pastel de abadejo (pescado típico de Escocia), briznas de espárragos pochados y pequeños pudding Yorkshire con carne asada de ternera.
La “nouvelle cuisine” más vanguardista también tuvo su espacio con un canapé crujiente con forma de burbuja.
La comida estuvo acompañada de botellas de champaña Pol Roger NV Brut Reserve, otras bebidas alcohólicas y refrescos.
Para placer de los más golosos, al final hubo postres dulces, también en forma de canapés: tartaleta de ruibarbo caramelizada, praliné de fruta de la pasión y trufa con chocolate negro y nata.
Además, hubo paté de naranja sanguina, bizcochitos de frambuesa y praliné de chocolate con leche y nueces.
Todos los ingredientes, tanto de los primeros canapés como de los postres, eran de procedencia británica, por deseo de los novios.
A quienes todavía les quedó apetito tras el bufé, se les sirvió porciones de la tarta nupcial y un pastel especial de chocolate y galletas, de una receta de larga tradición en la familia real británica, que pidió de manera especial el príncipe Guillermo.
TARTA NUPCIAL
La tarta nupcial, de ocho pisos, fue encargada a la repostera Fiona Cairns, que diseñó un pastel de fruta de varios pisos, decorado con nata y azúcar glas con motivos florales británicos.
Según informó la agencia local de noticias PA, los novios cortaron la tarta, como manda la tradición, y se pronunciaron discursos, aunque no se precisó a cargo de quién.
En las fechas previas al enlace, los medios locales indicaron que sería el momento del discurso del príncipe Carlos, padre del novio y heredero de la corona británica.

Guillermo y Catalina se dan el “Sí quiero” y sellan su unión con dos besos

El príncipe Guillermo y Catalina se dieron ayer el “Sí quiero” en una fastuosa ceremonia en la Abadía de Westminster y ante cientos de miles de entusiastas sellaron con un beso esta unión que representa un soplo de aire fresco para la monarquía británica.
En su esperada aparición en el balcón del palacio de Buckingham, los flamantes duques de Cambridge no sólo mantuvieron la costumbre inaugurada por los padres del príncipe, Carlos y Diana, en 1981, sino que ofrecieron al público otro beso de propina en este día que calificaron de “maravilloso”.
ENLACE MATRIMONIAL
Bajo la mirada atenta de la reina Isabel II, abuela de Guillermo, el arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, había consagrado el matrimonio de la joven pareja por el rito anglicano poco antes del mediodía en la imponente nave gótica de la abadía, en presencia de 1.900 invitados y 2.000 millones de telespectadores e internautas.
“Sí, quiero”, dijo Guillermo, de 28 años, con voz firme durante la misa, tras lo cual Kate Middleton, de 29, prometió con voz más temblorosa al segundo en la línea de sucesión a la Corona “amarle, confortarle, honrarle y cuidarle”, pero no obedecerle, siguiendo los pasos de la hoy difunta Diana, omnipresente en esta jornada de celebración nacional.
Guillermo, ataviado en su uniforme rojinegro de coronel de la Guardia Irlandesa del ejército británico, deslizó una alianza de oro en el dedo anular de la novia, pero él renunció a llevar anillo, y tampoco lo recibió.
“You look beautiful” pareció susurrarle a Kate Middleton, que entró todavía plebeya del brazo de su padre, en el templo, vestida con un traje de color marfil y blanco satinado con manga larga de encaje, escote corazón y una cola de casi tres metros de largo.
La novia, resplandeciente, llevaba también un largo velo bordado sobre su larga melena castaña semirrecogida, sujeto por una tiara prestada por la reina.
De apariencia sencilla pero complicada factura, el traje diseñado por la británica Sarah Burton, sucesora del desaparecido Alexander McQueen, fue unánimemente elogiado por su elegancia y su sobriedad.
INVITADOS
Entre los privilegiados que llenaban la abadía para esta ceremonia anacrónica había desde miembros de la realeza como la reina Sofía y los príncipes de Asturias, Felipe y Letizia, hasta famosos como el futbolista David Beckham o el músico Elton John, pasando por comerciantes del pueblo de Kate o una sin techo reinsertada.
RECORRIDO
Tras firmar el registro lejos de las cámaras, los recién casados se dirigieron al palacio en una carroza dorada, tirada por cuatro caballos grises, por un recorrido teñido de los colores azul, blanco y rojo.
Sonrientes y relajados, los recién casados fueron aclamados y ovacionados por un millón de personas -según la policía- entre admiradores, turistas y curiosos, todos pertrechados con algún recuerdo más o menos visible de la boda- al paso del cortejo, escoltado por 160 guardias montados.
Como la amenaza de lluvia no se concretó, la carroza descubierta que llevó a Guillermo y Catalina fue la misma que utilizaron Carlos y Diana hace 30 años.
NOMBRAMIENTO
Antes de la ceremonia, la reina nombró a Guillermo duque de Cambridge, conde de Strathearn y barón Carrickfergus, por lo que Catalina heredó al casarse esos tres mismos títulos en versión femenina. Kate Middleton se convirtió también oficialmente en princesa Guillermo de Gales, aunque es muy probable que la prensa se refiera a ella únicamente como princesa Catalina.
AIRES MODERNOS
Isabel II, de 85 años, ve en esta boda una oportunidad de dar aires más modernos a la monarquía, después del tortuoso matrimonio de Carlos y Diana, que terminó en divorcio un año antes de que la muerte de la “princesa del pueblo” en un accidente en París en 1997 estremeciera sus cimientos.
TRASLADO A CLARENCE HOUSE
Tras los dos inesperados besos, los recién casados volvieron a sorprender a los admiradores al salir del palacio a la media tarde de ayer a bordo de un deportivo Aston Martin de color azul cargado de globos con la matrícula “JU5T WED” (“recién casados”) para dirigirse a Clarence House, la residencia del príncipe Carlos en uno de cuyos apartamentos vivirán cuando estén en Londres.
La princesa se cambió el traje de boda por otro vestido blanco satinado de Sarah Burton, esta vez sin tirantes, con falda circular y detalles de diamantes bordados en torno a la cintura, para la cena de etiqueta en palacio con sus 300 familiares y amigos más cercanos.
“Me alegro de que el tiempo haya aguantado. Hemos tenido un gran día”, declaró la nueva princesa en el inicio de su nueva vida.
Tras el banquete, la sala del trono de Buckingham se transformó según la prensa en una discoteca gracias a los hermanos menores y padrinos respectivos, Enrique y Pippa, quien causó sensación con otro vestido marfil de Burton.
Posibles destinos para la luna de miel de los flamantes esposos William y Kate
Agencias.- En bienes raíces, la clave es ubicación, ubicación, ubicación. Para los lunamieleros reales, es privacidad, privacidad, privacidad.
El príncipe Guillermo y Kate Middleton podrían combinar ambas en una luna de miel en la residencia real de Balmoral, una zona de 50.000 hectáreas que pertenece a la reina y que se localiza en Escocia. Se trata de una propiedad familiar tan vasta que la pareja podría relajarse sin tener que preocuparse de que cada movimiento sea seguido por los lentes de los paparazzi.
“Pienso que la privacidad será lo más importante después de todo lo que han pasado”, dijo Joe Little, director gerente de la revista Majesty. “Tal vez una semana en el sol y otra en Escocia, que es un destino tradicional para las lunas de miel reales”.
OTROS DESTINOS
La oficina de prensa del príncipe no ha revelado nada sobre el destino de la luna de miel, aunque Guillermo ha dado algunas tentadoras pistas.
Por ejemplo, en un viaje reciente a Australia el príncipe le dijo a la multitud que lo saludaba que él y Middleton podrían regresar para una luna de miel en Cairns para practicar esnórquel en la Gran Barrera de Coral.
COMPROMISOS
Guillermo y Middleton están un poco limitados por los compromisos militares del príncipe. Él es piloto de helicóptero de búsqueda y rescate de la Fuerza Aérea Real y sólo tiene dos semanas disponibles, por lo que tendrá que regresar a su base en Gales rápidamente.

Detalles del glamour de la princesa Catalina

Finalmente se develó el misterio: el vestido de Kate Middleton fue diseñado por Sarah Burton, de la casa de moda británica Alexander McQueen.

La prometida del príncipe William entró radiante en la Abadía de Westminster con un vestido color marfil con una cola de 2,70 metros y un velo de tul ajustado por una diadema de Cartier de 1936, cedida para la ocasión por la reina Isabel II.

La novia “eligió la marca británica Alexander McQueen por la belleza de su artesanía y su respeto por la mano de obra tradicional y la construcción técnica de la ropa”, según explicó Clarence House, la residencia oficial del príncipe William, en un comunicado.

Middleton quería que su vestido combinara tradición y modernidad con la visión artística que caracteriza el trabajo del fallecido diseñador Alexander McQueen.

Además, la Casa Real señala que Kate trabajó en estrecha colaboración con Sarah Burton en el diseño de su vestido.

SIMBOLISMOS

Cada detalle carga un fuerte simbolismo: el vestido es un homenaje a la artesanía británica y le rinde también homenaje al movimiento artístico de las Artes y Oficios, que abogaba por la calidad de los materiales y la artesanía tradicional con formas simples y colores a menudo románticos.

Todos los apliques del torso y la falda están hechos a mano por la Real Escuela de Costura, con sede en el palacio de Hampton Court.

Las flores del vestido también fueron hechas a mano en tul de seda color marfil “para crear un diseño único y orgánico” que incorpora la rosa, el cardo, narciso y el trébol.

El vestido está hecho en gazar (tejido similar a la organza) color marfil y la falda, con pliegues de satén blanco, se asemeja a una flor que se abre. El pecho, de satén marfil, se estrecha en la cintura y está acolchado en las caderas, en sintonía con la tradición victoriana de corsetería y característica, además, de los diseños de Alexander McQueen.

La parte trasera, realizada en encaje Chantilly, tiene un acabado con 58 botones forrados en gazar y organza. La enagua es de tul de seda con adornos del famoso encaje de Cluny.

Todos los tejidos utilizados en la creación del vestido son hechos en el Reino Unido. La elección de las telas siguió una extensa investigación por Sarah Burton y su equipo.

ACCESORIOS

La tiara fue un regalo realizado a la entonces princesa Elizabeth (ahora reina) por su madre con motivo de su cumpleaños número 18.

Los pendientes de la novia, del joyero Robinson Pelham, son de diamantes y evoca las hojas del roble, inspirados en el escudo de armas de la familia Middleton. Fueron un regalo personal a la novia de sus padres por su día de la boda.

Los zapatos fueron realizados a mano por el equipo de Alexander McQueen y están hechos de satén marfil con encaje, bordado a mano por la Real Escuela de Costura.

El ramo, con forma de escudo, combina flores de mirto, lirio de los valles, claveles de Japón, hiedra y jacintos. Fue diseñado por la florista Shane Connolly y se inspira en las tradiciones de la Familia Real, la familia Middleton y en el lenguaje propio de las flores.

Cada elemento tiene un significado, explica Clarence House. El lirio del valle representa la felicidad, el clavel la galantería, el jacinto la constancia del amor, la hiedra la fidelidad y el mirto es el emblema del matrimonio.

Como indica la tradición, el bouquet contiene mirtos plantados por la reina Victoria en 1845 en la Isla de Wight, y otra rama de mirto utilizada en el ramo de la boda de la reina Isabel en 1947.

William y Catherine dejan Buckingham en helicóptero para comenzar su luna de miel

El príncipe William y Catherine, los nuevos duques de Cambridge, abandonaron hoy el palacio de Buckingham en un helicóptero para iniciar su luna de miel, cuyo destino han conseguido mantener hasta ahora en secreto.

Las cadenas británicas de televisión ofrecieron imágenes de los recién casados caminando por el recinto del palacio antes de subirse en el helicóptero con el que trataron de evitar la persecución de los periodistas, en busca de privacidad para su viaje de novios.

Aparecieron cogidos de la mano, vestidos de manera casual, y se despidieron de varios empleados de palacio antes de marcharse.

Catherine llevaba un vestido azul con falda por encima de la rodilla y una chaquetilla negra, y William camisa azul clara, chaqueta azul marino y pantalones de color beige.

El palacio albergó el viernes una cena y una fiesta ofrecidas por el príncipe Carlos, el padre del novio, a la que estaban invitados 300 familiares y amigos cercanos de la pareja, y que, según los medios locales, duró hasta altas horas de la madrugada.

Nada de sabe de la velada, en la que debían pronunciar sus tradicionales discursos de boda el padrino y hermano del novio, el príncipe Enrique, y Michael Middleton, padre de la novia.

No estuvo la reina Isabel, ni su marido, el duque de Edimburgo, que optaron por dejar el palacio a los más jóvenes para que celebraran su fiesta y salieron de Londres para disfrutar de un largo fin de semana, ya que el lunes es festivo en el Reino Unido.

Sobre el destino de la luna de miel, todo son conjeturas.

El príncipe tiene una licencia de dos semanas en su trabajo como miembro de los equipos de salvamento y rescate de la RAF en la isla de Anglesey (Gales) y, según aseguran los medios locales, ni siquiera le ha dicho a Catherine a dónde van a viajar.

Es conocida su pasión por África -en Kenia pidió matrimonio a la duquesa -, por lo que ese continente podría ser el elegido, aunque también se ha hablado de lugares tan dispares como Jordania -país en el que Catherine vivió durante dos años cuando era una niña- o de alguna isla de difícil acceso en el Caribe.

Otra de las apuestas más repetidas apuntan a Lizard Island, frente a las costas del estado australiano de Queensland, aunque esta opción parece más difícil dada la lejanía y que William solo dispone de quince días antes de regresar a su puesto.

También está la opción de que los recién casados sigan haciendo patria, como en el caso de la boda -para la que solo quisieron productos "made in Britain"-, y que pasen la luna de miel en Escocia, donde el príncipe Carlos y la reina tienen propiedades.

El último destino del que se ha hablado es Chile, donde ambos pasaron una temporada entre la secundaria y la Universidad.

La Foto mas Hot de Kate y William

La mejor foto de la Boda Real

Kate y Guillermo hacen historia

Con una sonrisa que iluminó las pantallas de las televisiones alrededor del mundo, Kate Middleton contrajo matrimonio con el príncipe Guillermo, en una unión que promete revitalizar la monarquía británica.

Aunque sabían que eran vistos por miles de millones de personas, la pareja pareció lograr, por momentos, estar en su propio mundo privado, tanto en la Abadía de Westminster como en el balcón del Palacio de Buckingham.

Guillermo le susurró a Kate, quien irradiaba alegría, cuando se comprometieron a una vida en común en la iglesia, luego de un sencillo "sí quiero". Tras un paseo ceremonial por Londres, se dieron no sólo uno sino dos besos, dulces y un tanto tímidos, cuando aparecieron en el balcón del palacio. Guillermo se sonrojó un poco en antesala al esperado momento. Poco después, una fila de aviones antiguos y modernos de la Fuerza Aérea británica sobrevoló la multitud.

Para gran parte del mundo, la boda fue una espectacular introducción al carisma cautivador de Middleton. A pesar de la presión, la chica de 29 años se desenvolvió con una sonrisa relajada y un sentido de decoro apropiado para la ocasión.

Luego de la ceremonia, le hizo reverencia con soltura a su nueva abuela, la reina Isabel II, compartiendo con naturalidad el escenario con una mujer que ha reinado desde 1952. Para muchos británicos, fue la primera vez que presenciaron a una novia tan serena y hermosa desde la juventud de la reina. El vestido de Middleton, el secreto mejor guardado de la boda, despertó exclamaciones de admiración cuando salió del Rolls-Royce en el que llegó con su padre a la abadía. En contra de los pronósticos, el sol iluminó el día a través de las nubes grises, justo en ese momento.

El vestido de novia color marfil con encajes fue diseñado por Sarah Burton de la casa Alexander McQueen, y Kate llevaba el pelo parcialmente recogido con una tiara. Lucía, asimismo, unos impactantes zarcillos de diamantes que fueron un regalo de sus padres. Guillermo vestía el uniforme escarlata de la Guardia Irlandesa, una señal de apoyo a las fuerzas armadas y un refuerzo para su imagen de militar de carrera. AP

En el menú del almuerzo de recepción por la boda real entre el príncipe Guillermo y Kate Middleton, con unos 650 invitados, se sirvió una serie de canapés, incluyendo: ensalada de cangrejo de Cornualles con blini de limón, terrina de pato con chutney de frutas, rollos de carne con relleno de queso de cabras y nueces acarameladas, palmeras y tiras de queso, salmón escocés ahumado en blinis de remolacha y mousse de rábano picante, entre otras delicias. Además sirvieron champaña de reserva Pol Roger NV brut y otras bebidas. La ceremonia incluyó un pastel de bodas y algunos discursos.

Títulos reales

El palacio de Buckingham informó el viernes que el príncipe Guillermo y su prometida Kate Middleton recibirán los títulos de duque y duquesa de Cambridge. El ducado de Guillermo es uno de los tres títulos que le otorgó su abuela la reina Isabel II con motivo de su boda con Middleton en la Abadía de Westminster. Los títulos también aplican para su prometida. AP


viernes, 29 de abril de 2011

Recuerdos de la boda real


Santa Cruz de la Sierra ya vive la fiebre por la unión matrimonial entre Guillermo de Gales y Catherine Middleton. IN MAC tomó la iniciativa y ofrece más de diez artículos con las imágenes de los novios plasmadas en tazas, gorras, platos y hasta en tablas para la cocina y álbumes.
Hay platos que llevan las iniciales W (por William, el nombre en inglés del príncipe) y K (por ‘Kate’). También hay relojes con la imagen de La Abadía de Westminster (el lugar de la boda) y mousepad, a Bs 40. Y eso no es todo, se han elaborado abanicos (Bs 25), gorras (Bs 20) y poleras (Bs 100).
El ojo comercial de la empresa no se limita a vender los souvenirs que han creado, también reciben pedidos en sus oficinas de la calle Cochabamba Nº 474.
No estamos en Inglaterra, pero, al parecer, la fiebre cruzó el océano y llegó a Santa Cruz.




Delicadas
Los nombres de los novios también están plasmados en estas copas.
Bs 35













Platos. Llevan la imagen de Guillermo y ‘Kate’ con un bonito corazón.
Bs 60



















Variedad. Hay atractivos relojes con los novios y la iglesia.

 



















Los bolígrafos. tienen caja de madera diseñada con los nombres de los enamorados.
Bs 70






















Tazones. Las hay con diversas imágenes de los novios.
Bs 65


Las diferencias y similitudes entre Lady Di y Kate Middleton

Al ver la imagen de Kate Middleton saliendo de la Abadía de Westminster del brazo de Guillermo, uno no puede evitar pensar en el día en que su madre, la recordada Lady Di, contrajo nupcias con el príncipe Carlos.

Y es que el legado de la princesa Diana fue tan grande -a pesar de su corta vida- que en los últimos días muchos se han preguntado si es que esta joven plebeya, ahora convertida en la duquesa de Cambridge, podrá ganarse el corazón de todos los ingleses, y demás ciudadanos del mundo.

Mientras que Diana fue una princesa que rompió muchas “reglas” de la monarquía, Catalina, como se llama ahora a Kate, ha sido una novia real como ninguna otra en la historia, y muchos creen que marcará el inicio de una nueva época.

SUS PRIMEROS AÑOS
A diferencia de Catalina, desde que nació, Diana Spencer formó parte de la aristocracia británica: su padre, Edward John Spencer, era conde; y su madre era hija de un amigo cercano del rey Jorge VI. Diana creció en un ambiente formal que seguía el protocolo de la nobleza y, además, su niñez –al igual que la de sus hijos- se vio marcada por el divorcio de sus padres.

En cambio, se sabe que Catalina proviene de una familia sólida y unida. Incluso, según dijeron fuentes cercanas a la pareja a la revista ‘Newsweek’, la familia Middleton representa “una felicidad doméstica ordinaria que a Guillermo le gustaría lograr en su propia vida”.

Los padres de la nueva princesa se conocieron cuando ambos trabajaban para una aerolínea, trabajaron muy duro para poner en marcha un negocio propio que después les permitió tener una vida relativamente holgada y, sobre todo, brindarles una excelente educación a sus hijos.

VIDA ACADÉMICA
Fue quizás gracias a los estudios que los caminos de Guillermo y Catalina se cruzaron. Ambos se conocieron en la Universidad de Saint Andrews, una de las más prestigiosas del Reino Unido a la que Middleton pudo asistir gracias a las excelentes calificaciones obtenidas en la escuela privada en la que estudió.

Después de graduarse (con un título en Historia del Arte), Catalina regresó a Londres y, a pesar de que ya era novia del príncipe Guillermo, empezó una vida como cualquier joven de su edad. Primero trabajó en la empresa de sus padres, pero luego consiguió un empleo como compradora de una exclusiva tienda por departamentos.

Catalina representa una imagen muy diferente a la que los ingleses conservadores tienen de las integrantes de la nobleza: es mujer independiente, sofisticada, moderna y profesional. Esto último es una gran diferencia con Diana, quien no destacó académicamente pero que supo compensar sus carencias –ella misma reconocía que no era “muy brillante”- con otras habilidades: la música, la danza y las ganas de ayudar a los demás.

NOVIOS Y CONVIVIENTES
Carlos y Diana empezaron su relación como muchos en la nobleza: el objetivo, más que enamorarse de la persona idea, era encontrar al mejor partido. Es más, se podría pensar que a pesar de los comprobados encantos de Diana, la propuesta de matrimonio de Carlos estuvo más motivada por la presión de que tenía que casarse pronto. Recordemos que el príncipe ya había pasado los 30 años.

El noviazgo duró seis meses, una gran diferencia si lo comparamos con los ocho años de relación de Guillermo y Catalina. Y, según revelaron amigos cercanos a Lady Diana en un documental de la BBC, durante ese tiempo los novios en realidad no tuvieron muchos momentos de privacidad y no llegaron a conocerse del todo bien.

Todo lo contrario sucedió con los recién casados duques de Cambridge, quienes ya tienen juntos bastantes años, tantos que la prensa inglesa apodó a Catalina ‘Paciente Katie’, porque todos se preguntaban cuándo sería el día en que por fin anunciaran que se iban a casar. Dicen que este noviazgo ha sido la entrevista de trabajo más larga de la historia, para la novia claro que desde hoy ha elevado su estatus y tendrá que cumplir con ciertas obligaciones y respetar determinadas “prohibiciones”.

Y no solo es cuestión de tiempo, sino también de experiencias vividas en pareja. Por ejemplo, Guillermo y Catalina son la primera pareja real que ha convivido antes de casarse, lo que ha resultado algo muy normal para la opinión pública ya que es algo que la mayoría acostumbra hacer por estos días.

Además, mientras Diana era todavía casi una adolescente cuando se casó (tenía 19 años), Catalina ha comenzado su vida de casada convertida en una mujer madura, que a sus 29 años, tiene una visión más amplia y realista del mundo.

PRINCESAS DEL PUEBLO
Probablemente la característica más resaltante que Catalina comparta con quien hubiera sido su suegra es la empatía que tiene con los demás: el público y la prensa.

En los últimos meses se han reproducido imágenes de Kate caminando por la calle mientras era perseguida por los paparazzi y soportaba con calma una imparable lluvia de flash. Algo con lo que Diana aprendió a convivir.

Además, tampoco utiliza guantes, siguiendo el ejemplo de Lady Di, quien fue la primera de la realeza en saludar a la gente sin ellos. “Kate también ha adoptado la costumbre, antes vista en Diana, de arrodillarse para hablar con los niños a su mismo nivel”, señala un artículo publicado en la página pakistaní de la BBC Noticias.

Así como lo fue la madre de su esposo, Catalina es popular, hermosa y fotogénica, y hasta se ha convertido en un ícono de la moda. No se espera que reemplace a la querida Diana, pero sí que llene el vacío dejado por una mujer que supo llenar de calidez a la familia real y acercarla al pueblo.

La hermana de Kate, Pippa Middleton, fue el foto de atención durante el enlace

La hermana de la princesa Catherine, Philippa Middleton, llamó la atención y causó la admiración del público presente en la boda y de los más de 300 medios acreditados que se encargaron de difundir la belleza de la cuñada del príncipe William.

La hermana menor de la ahora duquesa de Cambridge, acompañó a la novia en todo momento. Llegó a la ceremonia en el mismo autómovil que ella, utilizando un ceñido vestido marfil satinado que captó la atención de los medios internacionales, que incluso la calificaron como la "estrella" de la boda.

De acuerdo a lo informado por el sitio abc.es , el vestido de honor fue confeccionado por la misma diseñadora que vistió a la novia, Sarah Burton, directora creativa de la firma Alexander McQueen.

Pero el impacto que ha causado Philippa no es reciente. Según el sitio Hola.com , en el año 2008 la revista inglesa Tatler la calificó como la "nueva soltera de oro" de Inglaterra, ocupando el primer lugar de la lista "Little Black Book", donde se mencionan a los solteros más condiciados del país.

La hermana de Kate también se llenó de halagos en las redes sociales. En Twitter un comentario repetido fue "¡God save the cuñada!", simulando la tradicional frase inglesa "Good save the Queen".

La joven Philippa, o Pippa como le llaman sus cercanos, tiene solo 27 años y es la segunda de los tres hermanos de la familia Middleton.

Los Middleton ofrecen una fiesta privada con cena para 100 invitados

Carole y Michael Middleton, padres de la ya esposa del príncipe Guillermo, Catalina, ofrecerán hoy en el hotel Goring de Londres una fiesta privada con cena a un centenar de invitados para celebrar la boda de su hija.

Ese acto, de menor dimensión que el organizado en el Palacio de Buckingham, comenzará con una recepción en la que se ofrecerá champán a cada uno de los invitados, que también asistieron esta mañana al oficio religioso en la abadía de Westminster.

El hotel Goring es el lugar donde la nueva duquesa de Cambridge pasó su última noche de soltera antes de contraer matrimonio con el príncipe Guillermo, su novio durante los últimos ocho años.

Varios allegados al matrimonio Middleton comentaron a los periodistas sus impresiones sobre la ceremonia y, especialmente, acerca del aspecto de Catalina, a su regreso al hotel después del enlace.

"La novia estaba absolutamente encantadora y el vestido de boda era espléndido", dijo el presidente del club Reading, de la segunda categoría del fútbol inglés, sir John Madejski, amigo de la familia Middleton desde hace años y asistente a la fiesta privada en el hotel.

Se refirió a "lo bonita" que dejaron los organizadores la abadía de Westminster, donde tuvo ocasión de conversar mientras esperaban el inicio del servicio religioso con el primer ministro del Reino Unido, el conservador David Cameron, y con el actor británico Rowan Atkinson, conocido por el personaje de Mr. Bean.

Entre los invitados a la fiesta, con los Middletone como anfitriones, estarán también algunos vecinos de la familia en el condado de Berkshire, como Vickie Downie, que destacó la calma con la que los padres de Catalina afrontaron la ocasión.

"Fue maravilloso, fabuloso. Pensaba que estarían muy nerviosos, pero parecían muy calmados. Ha sido realmente emocionante estar aquí", aseguró esa afortunada vecina, que podrá disfrutar de la cena elegida por el matrimonio Middleton para la ocasión.

Sarah Burton es la diseñadora del vestido de novia de Kate

Era la pregunta de la boda real y Kate Middleton no decepcionó.

El vestido de novia que Middleton lució -diseñado por Sarah Burton, directora creativa de la casa de moda Alexander McQueen- provocó expresiones de admiración apenas llegó a la Abadía de Westminster el viernes.

Jeannie Bond, experta en la monarquía británica y colaboradora de la AP, describió la creación de Burton como "un cuento de hadas".
"Es un sueño", dijo Bond. "Es un hermoso y suave atuendo de encajes, el cual extremadamente elegante. Se veía sensacional".

Varios meses de especulación fueron recompensados con una pieza de mágica: un sorprendente, pero elegante vestido con cuello en "v", una cola de mediana longitud y un espectacular velo.

Como artículo "prestado", Middleton lució la tiara "Halo", de Cartier, que le dio la reina Isabel II.

La tiara fue adquirida originalmente por el duque de York, y más tarde, por el Rey Jorge VI para su duquesa, quien posteriormente se convirtió en el la reina madre Isabel, quien le dio la tiara a la actual monarca cuando cumplió 18 años.

Lo "nuevo" en el ajuar de Middleton fueron un par de aretes de diamantes que le dieron sus padres. Los pendientes, de Robinson Pelham, eran un juego de estilizadas hojas de roble con una diamante en forma de pera y una bellota de diamantes suspendida en el centro.

Pero el vestido fue el que se robó el show.

"íOh, es magnífico!", expresó con entusiasmo Yvonne Ryland, de Yorkshire. "Es absolutamente hermoso. Es tan entallado y le queda a ella perfecto".

Anteriormente Burton negó haber recibido la codiciada tarea, pero su negación parece haber sido parte de una elaborada estrategia para mantener el secreto en torno al traje de novia.

En semanas recientes se reportó que algunas partes de las oficinas de la firma McQueen habían sido acordonadas para que nadie viera lo que se estaba diseñando, reforzando el rumor de que Burton había sido la elegida.

La diseñadora adquirió importancia cuando fue nombrada directora creativa de Alexander McQueen, poco tiempo después de que éste se suicidara en 2010. Había trabajado para él durante varios años, y ha sido laureada por desarrollar su propio estilo, que resulta un poco más reservado que el del difunto McQueen.

Andrea Herrera está decidida a ser mámá cuanto antes

Más radiante que nunca, la bella Andrea Herrera llegó al país para participar exclusivamente de la Feicobol en Cochabamba, donde será azafata de la telefónica Tigo y para ser imagen del lanzamiento del iPhone 4, de la misma empresa. Ella espera que todos sus fans la estén siguiendo en la feria, ya que el cariño de la gente es fundamental para la magnífica.
La rubia dijo estar ilusionada por sus nuevos proyectos y espera poder agrandar la familia con un hijo, este año.

QUIERE CONVERTIRSE EN MAMÁ. Andrea y su esposo, Petar Petrov, están pasando gratos momentos juntos, ambos están en la búsqueda de ampliar la familia. "Luego de cumplir estos contratos con Tigo, sí o sí agrando la familia", dijo. Sobre los comentarios que salieron en la televisión de que ella estaba embarazada, se le hizo la interrogante si ella está en la dulce espera, pero la rubia no negó ni afirmó nada, sólo dijo que estaba en la búsqueda de su primogénito.

PROYECTOS DE LA MODELO. "Lamentablemente no voy a estar para el Boliviamoda, porque tengo otras actividades en Lima", contó la modelo. En Perú tiene planificado el lanzamiento de su décimo segundo número de la revista Luhho, la cual es distribuida bimensualmente. "Gracias a Dios está creciendo muy rápido", afirmó Herrera. Ahora ella está planeando hacer un especial de relojes, ya que esta revista es muy reconocida y aceptada en Perú, donde ella reside, en Santa Cruz se la puede adquirir en el aeropuerto Viru Viru.

EXTRAÑA SU TIERRA. Lo que más extraña es su familia y amigos, quienes le hacen falta a la distancia. "Estar lejos de mi familia es por lo que más sufro", confesó. En cuestión de sabores y comida la joven cuenta que ella cocina platos típicos cruceños, también comentó que su esposo es bueno para el arte culinario. "En Perú hay cafecitos bolivianos, donde hay cosas cruceñas, sino mi mamá me envía", finalizó.

NO VUELVE A SANTA CRUZ
Andrea dijo que por el momento no tiene planes de retornar a vivir a nuestra ciudad, ya que ahora su vida está en Perú, sus negocios y sus trabajos están en Lima.

SUEÑA CON SER MADRE
'Estamos con mi esposo buscando nuestro primer bebé, ya estamos ansiosos por ser padres, por ahora estoy dedicada al lanzamiento de la revista Luhho'.

Enrique Iglesias arrasa en los Premios Billboard

Enrique Iglesias fue el máximo ganador de los Premios Billboard de la Música Latina celebrados ayer en la ciudad de Miami, al llevarse nueve reconocimientos, entre ellos el de Artista Latino del Año.

Al intérprete español le siguieron la colombiana Shakira, con seis premios, mientras Prince Royce y Aventura recibieron cuatro cada uno.

Iglesias, que partía con 14 nominaciones, se llevó entre otros, los premios a Tema del Año y Colaboración del Año por "Cuando Me Enamoro", que canta a dúo con el dominicano Juan Luis Guerra; y Disco del Año por "Euphoria".

En tanto que Shakira fue seleccionada como Latin Pop Airplay, Artista del Año, Solista y Artista Femenina del año en las categorías Hot Latin Songs y Top Latin Albums.

Jennifer López es la latina mejor remunerada

Jennifer López está viviendo un buen momento. Además de talentosa y haber sido nombrada por PEOPLE, como la más bella del mundo, la cantante y actriz encabeza la lista de las celebridades latinas mejor pagadas. Se estima que tuvo ganancias de más de 255 millones de dólares.

El príncipe William y Kate sellan su unión con dos besos

El príncipe William y Kate Middleton sellaron este viernes públicamente con dos besos en el balcón del palacio de Buckingham su matrimonio celebrado en la Abadía de Westminster de Londres en una ceremonia fastuosa, y tras un multitudinario recorrido en carroza, según AFP

De esa manera los nuevos duques de Cambridge regalaron a la población el momento más esperado ante miles de personas congregadas en el lugar.

La pareja repitió la escena de los padres de William-el príncipe Carlos y Diana de Gales en julio de 1981- al darse un beso ante miles de personas que gritaban "William y Catherine", informa EFE.

Acompañados por sus familiares, incluida la reina Isabel II, y aclamados por una muchedumbre entusiasta de cientos de miles de personas, William y Kate ofrecieron al público otro beso de propina mientras se llevaba a cabo el desfile aéreo, según AFP.

El balcón fue adornado por una cortina de color carmesí y contaba con ribetes amarillos, color que sintoniza con los tonos dorados de algunas de las rejas de la residencia oficial de Isabel II.

Tras la ceremonia religiosa en Westminster, William y Kate se habían dirigido en carroza dorada descubierta, tirada por cuatro caballos grises, al palacio de Buckingham. Contrariamente a lo temido, la lluvia no empañó el recorrido del cortejo nupcial.

Sonrientes y relajados, los recién casados fueron aclamados sin cesar durante todo el trayecto por una muchedumbre entusiasta, agrega France Press.

Detalles

La carroza que llevó a Kate y William fue la misma que utilizaron en 1981 al casarse los padres de éste, Carlos y Diana. Estaban seguidos por un cortejo de otras cuatro carrozas que transportaba a Isabel II y a la familia real, escoltado por 160 caballeros.

La boda se celebró en la abadía de Westminster, escenario de todos los grandes acontecimientos reales británicos desde 1066. Pero este acontecimiento tiene el inconfundible sabor de la globalización: millones más siguieron la boda por internet y publicaron sus comentarios, fotos, videos y vínculos en redes sociales y sitios como YouTube, según BBC.

La misa en Westminster había durado poco más de una hora, al ritmo de un coro de jóvenes y del sonido de las siete trompetas que resonaron en la misma nave donde fue coronado Guillermo el Conquistador en 1066.

Apenas minutos después de la espectacular entrada de la novia en el templo, con un sofisticado vestido diseñado por la casa Alexander McQueen, los novios se dieron el "Sí, quiero", tras lo cual fueron declarados "marido y mujer".

William, ataviado en su uniforme rojinegro de coronel de la Guardia Irlandesa del ejército británico, decidió que él no llevaría anillo, pero deslizó una alianza de oro en el dedo de Kate.

Kate Middleton vestía un hermoso vestido blanco marfil, con cola de casi tres metros, velo y una tiara prestada por la reina Isabel II, abuela del novio.

El novio pareció decir "estás muy guapa" a su llegada al altar enfundada en el sofisticado modelo diseñado por Sarah Burton, quien sucedió al 'enfant terrible' de la moda británica tras su suicidio, según AFP.

Al margen de la novia, la última en entrar en la Abadía fue la Reina, anunciada con sonidos de trompetas junto al príncipe de Edimburgo.

Antes de la ceremonia, la soberana nombró a William, de 28 años, duque de Cambridge, por lo que su esposa plebeya, de 29, se convirtió al casarse en duquesa de esta misma ciudad universitaria cercana a Londres.

Invitados

Esta nueva boda dentro de la monarquía británica desató, desde hacía varios días, un sentimiento de carnaval en el Reino Unido, especialmente en la capital, donde se estima que entre 3.000 y 5.000 británicos y extranjeros acamparon en The Mall (la calle que conecta el Palacio de Buckingham con la plaza Trafalgar Square) y afuera de la Abadía de Westminster para ser testigos de la celebración.

Entre los invitados que llenaban la Abadía había celebridades del deporte, como David Beckham, acompañado de su embarazada esposa Victoria, el músico Elton John, así como dirigentes políticos y amigos de la pareja.

"Creo que la gente de todo el mundo estará mirando este gran momento histórico, y verá lo mejor de Gran Bretaña, y que hacemos las cosas muy bien" se felicitó el primer ministro británico David Cameron, al entrar en el templo.

Hasta un tercio de la población mundial siguió en directo este enlace por televisión, al que asistieron en vivo unos 1.900 invitados. En Bolivia se transmitió a las 05:00.

William y Kate Middleton, recién casados abandonan la Abadía de Westminster


LONDRES |

Luego de 10 años de relación, este viernes el príncipe William y su novia Kate Middleton llegaron hasta la Abadía de Westminster y concretaron el enlace real, considerada la boda del año.

___

12:31 p.m.
Los novios sonrieron y saludaron a la animada multitud que se congregó en las calles, al pasar por las calles de Londres hacia el Palacio de Buckingham. Kate practicó su saludo real _ondeando su mano con los dedos estirados.
___
12:28 p.m.
"Es una lástima y tan doloroso que (Diana) se haya perdido el gran día de su niño", señaló la experta en la realeza, Jennie Bond.
"Creo que Guillermo incluyó a su madre a propósito en la música", dijo, al indicar que el himno inicial fue el mismo que se tocó en el funeral de Diana.
___
12:13 p.m.
El duque y la duquesa de Cambridge, Guillermo y Kate, abandonaron la Abadía de Westminster en medio de campanadas, vitoreos y fotógrafos. Luego, se subieron a un carruaje descubierto para su recorrido por el vecindario.
___
11:49 a.m.
Una buena noticia para las multitudes que atestan las calles de Londres, transmitida a la oficina de AP por Fergus Bell en la Plaza Trafalgar: El sol asoma entre las nubes.
___
11:31 a.m.
La especialista en realeza Jennie Bond opinó sobre el vestido de la novia: "un ensueño" y "audaz".
"Suave y con encaje, sumamente elegante", dijo la consultora de la AP. "Lucía bellísima".
En cuanto al "escote profundo": "un poquito sexy".
___
11.25 a.m.
Urgente noticioso: Kate y el príncipe Guillermo son ahora marido y mujer después de que intercambiaron los votos nupciales sin titubeos. ¿Una señal de que será un matrimonio sin dificultades?
___
11.20 a.m.
Kate y el príncipe Guillermo intercambian los votos nupciales. Guillermo le colocó el anillo a Kate.
___
11.13 a.m.
Yvonne Ryland, quien vive en España pero es oriunda de Yorkshire, ofreció a Fergus Bell de la AP su opinión sobre el vestido de Kate:
"Oh, es divino. No es tan largo como pensé pero es totalmente hermoso. Es entallado y le queda perfectamente".
___
11.11 a.m.
Kate y Guillermo están en el altar juntos ahora, donde él volteó hacia ella y le dijo algo que la hizo reír. ¿Alquien sabe leer los labios?
___
11.06 a.m.
Para los aficionados al automovilismo: Guillermo llegó a la Abadía de Westminster para la boda real en un Bentley, mientras que Kate fue en un Rolls-Royce.
Urgente noticioso: Autoridades reales afirman que Sarah Burton diseñó el vestido de bodas de Kate Middleton.
___
11.01 a.m.
Urgente noticioso: Kate Middleton llega a la Abadía de Westminster para su boda con el príncipe Guillermo.
___
10.55 a.m.
Urgente Noticioso: Kate Middleton sale del Hotel Goring rumbo a la Abadía de Westminster, lleva un vestido de encaje con escote en "v".
___
10.53 a.m.
Llegadas a la Abadía: La reina Isabel II llegó a la Abadía de Westminster para la boda de su nieto.
___
10.49 a.m.
El vestido que usará el viernes Carole Middleton fue diseñado por la casa de modas de Catherine Walker. Walker murió de cáncer el año pasado.
___
10.47 a.m.
Llegadas a la Abadía: El príncipe Carlos y su esposa, la duquesa de Cornualles, llegan a la Abadía de Westminster.
___
10.40 a.m.
"!Guillermo, todavía no es demasiado tarde!"
Eso es lo que dice un letrero que levanta Brenda Hunt-Stevenson, profesora retirada de Terranova, Canadá. Vaya, hasta viene vestida de novia.
___
10.19 a.m.
Urgente noticioso: El príncipe Guillermo llega a la Abadía de Westminster para su boda con Kate Middleton.
___
10.18 a.m.
El alcalde de Londres, Boris Johnson, se pone creativo (y un poquito romántico) con su regalo de bodas para Guillermo y Kate: una bicicleta doble.
"Estoy muy orgulloso de que me invitaran", dijo. "Iré después a la Plaza Trafalgar al brindis por la pareja real".
Johnson, aficionado al ciclismo, ha colocado miles de bicicletas públicas en la calle desde el año pasado para aminorar el congestionamiento del tránsito en la ciudad y promover una vida sana.
___
10.13 a.m.
Llegadas a la Abadía: El primer ministro británico David Cameron llega a la Abadía de Westminster.
9.51 a.m.
LLEGAN A LA ABADÍA: Elton John y David Furnish arribaron a la Abadía de Westminster para la boda real, al igual que el ex primer ministro británico John Major.
___
9.42 a.m.
Las multitudes en las calles de Londres le gritan a todo el que pasa por la ruta de la caravana real, reportó el periodista de la AP Rich Matthews. Hace poco, un camión de la basura pasó y la gente se volvió como loca gritando y vitoreando. El conductor saludó, inmerso en el ambiente de la boda.
___
9.40
Jorge Sainz, enviado especial de la AP, recoge detalles en las calles de Londres, tomando las impresiones de latinoamericanos que siguen en primer plano el gran acontecimiento.
Yenny Morales, 28 años de El Salvador vino a la boda aprovechando que su hermana Iris vive en Londres.
Estaba en un punto de la avenida The Mall, la calle de la caravana nupcial que desemboca en el palacio de Buckingham.
"Esperemos ver algo, porque hay muchísima gente. La boda es muy emocionante. Es como un cuento de hadas", dijo. "Ademas, vamos a poder contar a toda la familia que estuvimos acá".
Los venezolanos Jaime Lugo y su mujer, Elizabeth Sira, ambos de 48 años, llevan un sombrero con la bandera de su país. Dijeron que era muy emocionante y que estaban encantados con el acontecimiento.
___
9.36 a.m.
Paisley Dodds, jefa de la oficina de la AP en Londres, se ha tomado un momento para reflexionar sobre los sombreros. He aquí un adelanto de su historia que enviará.
Los sombreros estuvieron de gala el viernes con los invitados que hacían fila afuera de la Abadía de Westminster para la boda del príncipe Guillermo y Kate Middleton. Había de todo tipo: flexibles, con plumas, volados y costosos.
Algunos parecían platos de comida. Otros eran tan grandes que cubrían las caras. Una mujer llevaba un tocado rojo brillante que parecía una flama que le besaba la mejilla.
___
9.27 a.m.
Llegadas a la abadía: El astro del fútbol David Beckham y su esposa, Victoria _Posh Spice_ llegan a la boda real.
___
9.19 a.m.
Sabemos de reyes y reinas, princesas y príncipes. Pero, ¿cuáles son los títulos más importantes?
He aquí una lista de algunos, de mayor a menor rango: duque, marqués, conde, vizconde y barón.
___
9:14 a.m.
A lo largo de la ruta de procesión de la boda en la avenida Mall, Fergus Bell de la AP conversó con Alison Burtt, quien trabajó para Coutts Bank. Burtt dijo que ella abrió una primera cuenta bancaria Princesa Diana para alguien de 16 años.
"Apoyamos a la familia real. No pudimos venir y hacer esto cuando los hijos eran pequeños. Lo estamos haciendo ahora", dijo. "Si se trabaja para el banco real, se tiene que ser partidario de la familia real".
Y para los aprendices de todas las cosas en Londres: la avenida Mall no se pronuncia como muchos piensan. Diga el nombre de Al, pero antepóngale una M.
___
9.11 a.m.
Llegadas a la abadía: Chelsy Davy, la amiga intermitente del príncipe Enrique, llegó a la Abadía de Westminster. El nadador australiano Ian Thorpe también ha venido.
___
8.57 a.m.
Detectan a alguien en la cobertura televisiva: un hombre en la multitud que lleva trenzas y pantalones formales de tela escocesa y un chaleco. ¿Lleva usted su conjunto de escocés?
___
8.53 a.m.
Cassandra Vinograd, de la AP _ CassVinograd en twitter _ envía textos por tweeter desde afuera de la Abadía de Westminster: ¿Un inconveniente de la bodarrealmanía? íHay que darse una vuelta por Londres! Muchedumbre comprimida que ondea banderas y lleva diademas.
___
8:47 a.m.
Caryn Rousseau, de la AP, en Chicago, informará el viernes sobre las festividades de la boda real en Estados Unidos. He aquí algo de lo que ella dice que tiene preparado:
_ Desayunos totalmente ingleses y fiestas con temas británicos están previstos en todo el país.
_ Colbie Caillat cantará en vivo en una fiesta en la Plaza Times de Nueva York.
_ En Walt Disney World en Florida, unas 250 personas fueron invitadas a que utilicen atavíos del príncipe y la princesa.
_ Varios restaurantes y bares con banderas británicas organizan fiestas de relojes. Las bebidas con motivos reales incluyen "The Windsor Knot" y "The Bitter Queen."
_ Por supuesto, muchos otros se reunirán en casas privadas en los estados. Es previsible bastantes bollos y emparedados con pepinillos.
___
8.39 a.m.
Jennie Bond, una de los más versadas sobre la familia real en Gran Bretaña, contratada como asesora por The Associated Press para este día nupcial, dijo que había indicios de que el príncipe Guillermo sería nombrado Duque de Cambridge.
"La reina visitó Cambridge anteayer así que bastante gente piensa que habrá el nombramiento", dijo.
Bond describió el título "como un regalo personal de la reina, una señal de la estima que tiene por su nieto".
___
8.37 a.m.
Urgente noticioso: Los invitados a la boda real comenzaron a ingresar en la Abadía de Westminster.
___
8.29 a.m.
Abundan los títulos para el príncipe Guillermo. La reina lo nombró duque de Cambridge, conde de Strathearn y barón Carrickfergus.
___
8.22 a.m.
íGrandes noticias sobre la elegancia nupcial! Bueno, pequeñas noticias. No es sobre la vestimenta.
El príncipe Guillermo usará una túnica escarlata de oficial de los Guardias Irlandeses, Gregory Katz, de la AP, informó el viernes. Los expertos en la realeza afirman que la elección de Guillermo de llevar un vestido militar de gala señala su deseo de reforzar su imagen como un militar dedicado sobre la del chico fiestero que lo caracterizó en un época.
___
8.01 a.m.
Urgente noticioso: El Palacio de Buckingham anuncia que el príncipe Guillermo y Kate Middleton recibirán los títulos de duque y duquesa de Cambridge.
___
8.0 a.m.
Algunos titulares de los diarios británicos:
_ The Times of London: "Se casará con su príncipe"
_ Daily Mirror: "El día más feliz de nuestras vidas"
_ The Guardian: "Una pareja se casa hoy; 2.000 millones verán la boda"
_ Daily Express: "Hoy Guillermo y Kate invitan a la nación a... celebrar nuestro día feliz"
_ The Sun: "Mamá estaría orgullosa"
_ Daily Mail: "Sonrisa indica el fin de la espera"
_ Financial Times: "Entrega al matrimonio: Adiós a la vida de soltero"
_ The Independent: (Bajo varias fotos relacionadas a la boda) "¿Si no le interesa la Boda real? Dé vuelta hasta la página 6"
___
7.37 a.m.
Olvídense de la vestimenta (de momento). Comencemos con los accesorios:
El aniño de bodas de Kate lo fabricó con oro de Gales la compañía Wartski, la cual tiene vínculos muy añejos con la familia real.
Gregory Katz, de la AP, informa que el oro de Gales es valioso por su calidad y escasez, y se le utiliza en las bodas reales desde 1923. Lo uso la reina Isabel II y la fallecida princesa Diana.
Como ya se habrán enterado, esa sortija será la única en la ceremonia nupcial debido a que Guillermo decidió no llevar una. Cuando menos jamás se preocupará de que pueda perderla.
___
7.25 a.m.
El Landó Estatal de 1902 transportará a Guillermo y Kate de la Abadía de Westminster al Palacio de Buckingham, confirmó el palacio el viernes por la mañana. Eso significa que estarán al descubierto, porque el vehículo no tiene toldo, así que podría caerles algunas gotas de lluvia si empeora el clima.
___
7.13 a.m.
¿Es muy pronto para conversar sobre la cerveza? No en un día de boda real. Fergus Bell, de la AP y quien recorre la Plaza de Trafalgar, dijo que vio a gente que transportaba cajas de cerveza en carritos hacia una tienda de campaña convertida en bar.
Salud, espectadores de la boda.
___
7.03 a.m.
Por el momento está fresco y nublado en Londres, pero la Oficina Meteorológica, el servicio climático nacional de Gran Bretaña, dijo que habrá "asomos de sol". No obstante, con posibles chubascos aislados, así que quienes estén en la ciudad que traigan sus paraguas.

Video llegada de David y Victoria Beckham a la Abadía Westminster #RoyalWedding



Video los votos entre Kate y William

Video William le coloca el anillo a Kate

Video #RoyalWedding llega Kate

Guillermo y ‘Kate’. Hoy se unirán en matrimonio

El día que muchos esperaban ha llegado. Hoy, a partir de las 5:00 (hora boliviana), se llevará a cabo la celebración de la boda real entre el príncipe Guillermo y Catherine Middlenton.
La ceremonia religiosa será en la abadía de Westminster y el banquete en el palacio de Buckingham, situados en el centro de Londres.
Representantes de varias casas reales europeas, asiáticas, africanas y árabes, además de políticos británicos, empresarios, artistas y amigos de los novios, estarán presentes en la boda, que, según la página web 26Noticias, costará al estado $us 40 millones, de los que $us 160.000 han sido costeados por la familia de la novia, que incluye su vestido, el de toda su familia, damas y el hospedaje de sus invitados.
Después que Vincent Nichols, arzobispo de Westminster, los declare marido y mujer, la novia será llamada su alteza real, princesa Catherine; cuando fallezca la reina Isabel II y su suegro, el príncipe Carlos, sea coronado rey, pasará a ser princesa de Gales, y después que muera su suegro y Guillermo llegue a ser rey, ella recibirá el trato de su majestad, la reina consorte Catherine.


Opinión

El Reino Unido está de fiesta
Álex Verde-Ramo Residente en Londres
Hoy, en el Reino Unido es feriado. El gobierno así lo dispuso para que la gente pueda asistir a la boda real, ya sea por TV o ir al recorrido de la comitiva de los novios por el centro de Londres. A la mitad de los británicos no le interesa este acontecimiento, por lo que están aprovechando el feriado largo para salir fuera del la ciudad.
El otro 50% se ha preparado con entusiasmo, ha embanderado sus casas y ya tienen listo su televisor para no perderse ni un solo detalle.
Lo que se ve mucho en la calle son abundantes turistas que han copado las plazas y avenidas por donde pasará el cortejo, los hoteles están llenos y los aeropuertos saturados. Este evento es único, pocas veces se casa un príncipe.

En vivo Online William & Kate #RoyalWedding

La boda del año


jueves, 28 de abril de 2011

¿Cómo seguir la boda de William y Kate por internet?

La tan esperada boda del Príncipe William y Kate Middleton este 29 de abril ha causado gran expectativa en todo el mundo, por ello la Casa Real aprovecha los medios de comunicación para que esta ceremonia sea seguida tanto por televisión como por internet.

El sitio oficial dedicado a la boda real es www.officialroyalwedding2011.org, brinda a los internautas toda la información sobre la ceremonia que será a las 05:00 hora boliviana. Unitel la transmitirá.

Las redes sociales Twitter y Facebook no se quedan atrás y tienen como usuarios activos a la realeza.

La monarquía británica tiene un perfil de Facebook que contiene videos e imágenes disponibles a comentarios de sus seguidores, de la misma forma la residencia real puede ser seguida en Twitter mediante su cuenta @ClarenceHouse.

Ese espacio se ocupa de actualizar toda la información relacionada con el Príncipe William y el día de la boda mantendrá cobertura de la misma en tiempo real.

La BBC también brindará detalles y ofrece "la boda real en vivo. Minuto a minuto".

Otra forma de seguir la boda por internet es a través del canal oficial en YouTube que dispuso la casa real desde el año 2007 a todos los internautas, este sitio invita a hacer un seguimiento de la ceremonia en directo desde la plataforma de videos on line de Google, según informa lanacion.com

#RoyalWedding Crece fervor en vísperas de boda real británica

Mostrando que atrás del espectáculo subyacen sensibilidades políticas, Gran Bretaña retiró la invitación al embajador de Siria, diciendo su asistencia era inapropiada en medio de la represión a los manifestantes pro democracia en esa nación.


Para recordar a la madre de Guillermo, la princesa Diana, muerta en 1997 en un accidente de automóvil en París, la pareja eligió abrir la parte musical con el himno cantado en su funeral en la abadía de Westminster donde se celebrará la boda.


En un mensaje de agradecimiento a las muestras de cariño recibidas de todas partes del mundo, la pareja dijo estar emocionada por el afecto con motivo de su boda, una ceremonia que combinará antiguas tradiciones de la monarquía con un sentido de la modernidad para reflejar los nuevos tiempos.


Middleton, por ejemplo, no prometerá "obedecer" a Guillermo cuando pronuncie sus votos matrimoniales frente a una congregación formada por miembros de familias reales, políticos, celebridades y amigos.


Middleton, de 29 años, asistió el jueves a un ensayo general en la abadía, la iglesia de coronación de la monarquía británica desde que Guillermo el Conquistador fue coronado allí en 1066, acompañada por el hermano menor y padrino de Guillermo, el príncipe Enrique.


En la tarde, el príncipe Guillermo salió a saludar a la multitud que esperaba en la avenida ceremonial que se origina en el palacio de Buckingham, donde dio la mano a la gente y comentó que estaba concentrado en "recordar sus líneas" para el "gran día", según mostró una transmisión en vivo de la BBC.


"Ambos estamos encantados de que hayan podido unirse a nosotros para celebrar lo que esperamos sea uno de los días más felices de nuestras vidas", dijeron Guillermo, segundo en la línea de sucesión al trono, y Kate en un comunicado impreso en el programa oficial de recuerdos.


DIANA, VISIBLE EN AUSENCIA


Elton John, el amigo de Diana que interpretó "Candle in the Wind" en su funeral, será uno de los invitados el viernes, y Guillermo regaló a Kate el deslumbrante anillo de compromiso de zafiro y diamantes de su madre.


La fría reacción de la realeza a la muerte de Diana contrastó enormemente con una gran demostración de duelo público, lo que supuso una pérdida de popularidad para la monarquía británica.


El matrimonio de Guillermo con Kate, que procede de una pudiente clase media y no de la aristocracia, es percibido como algo que dará glamour a una institución que ha perdido brillo.


En las calles alrededor de la abadía, personas comenzaron a levantar un improvisado campamento con tiendas de campaña hechas con banderas británicas, imágenes de la pareja y pancartas en las que se podía leer "Hace frío pero merece la pena" y "Podría haber sido yo".


"Soy una fan de la novela romántica, así que tenía que venir a ver el acontecimiento más romántico del mundo", dijo Sheree Zielke, de 55 años, que viajó desde Canadá para asistir a un evento.


Cindy Sagar, de Oxford, en el centro de Inglaterra, dijo que fue uno de los 600.000 espectadores que vieron la boda del padre de Guillermo, el príncipe Carlos, con Diana en 1981.


"Fue eléctrico, uno de los mejores días de mi vida", comentó.


Funcionarios del turismo prevén que el viernes haya en Londres unos 600.000 visitantes más que lo habitual, llevando el total de turistas a 1,1 millones, lo que dejaría unos 50 millones de libras (83 millones de dólares).


La seguridad será extrema el viernes. Gran Bretaña estará en su segundo mayor nivel de alerta, lo que significa que se considera "altamente probable" un atentado.


La policía ha estado haciendo registros a lo largo de la ruta de la pareja real. Expertos en seguridad dicen que los principales riesgos son presentados por activistas islámicos y paramilitares católicos irlandeses, anarquistas y acosadores.


"UNION JACKS" Y FIESTAS


En todo Londres se ultimaban los preparativos, con banderas color rojo, blanco y azul ondeando en edificios y tiendas.
Escenas similares se ven en ciudades y pueblos por todo el país. El Gobierno dijo que unos dos millones de personas participarían en las cerca de 5.500 fiestas previstas en las calles.


El primer ministro David Cameron dijo que los británicos "sentían profundamente" la monarquía constitucional, que en la década de 1990 protagonizó escándalos como el sonado divorcio de los padres de Guillermo.


Pero algunos británicos, sin embargo, están lejos de sentir tanta emoción, bien por indiferencia o por una abierta hostilidad dado que la boda llega en un momento en el que el Gobierno lleva adelante medidas de austeridad que incluyen severos recortes de gastos y despidos.


Aunque la familia real y los Middleton pagarán por la ceremonia y recepción, los contribuyentes tendrán que costear la factura de la seguridad.


Un sondeo realizado este mes por Ipsos MORI para Reuters indicó que un 47 por ciento de los británicos están no muy o nada interesados en la boda.


"Sólo es una boda", dijo Ivan Smith, de 25 años, cerca de la abadía. "Todo el mundo se ha vuelto loco. Me importa un bledo. Sólo voy a disfrutar del día festivo que tenemos", agregó.


Pero fuera de Gran Bretaña la fascinación del mundo con la familia real británica no ha disminuido.


Alrededor de 8.000 periodistas han aterrizado en Londres para cubrir la ceremonia y cientos de millones de espectadores seguirán la boda en vivo por televisión.

#RoyalWedding Plebeyos al trono

Con Catherine Middleton, que mañana se casa con el príncipe Guillermo de Inglaterra, serán cinco los plebeyos que se unen en matrimonio con herederos europeos al trono.
Esto demuestra que las casas reales, a tono con la modernidad, no imponen a sus príncipes la pareja con la que se casarán.
En la boda de mañana, la familia de ‘Kate’, la novia, gastará $us 160.000, entre el vestido, el hospedaje de sus invitados en el hotel Goring y otros gastos.




Matrimonio. El príncipe Haakon de Noruega y Mette Marit (intercambiaron alianzas el 25 de agosto de 2001)









Enlaces.  Letizia y Felipe de España (unidos en 2004).















Mary y Federico de Dinamarca (casados en 2004). 

miércoles, 27 de abril de 2011

Biógrafo adelanta que Kate no vivirá tormento de Diana

En su libro "Diana, su verdadera historia", publicado en 1992 y escrito, según reveló posteriormente, a partir de cintas grabadas por la princesa, Morton mostró la magnitud del fracaso de su matrimonio con el príncipe Carlos, heredero del trono.
El cronista cree que no hay casi peligro de que Kate sienta el mismo desamor y la misma frialdad de parte de la familia real que sufrió Diana al hundirse su relación con Carlos.
"Kate es mucho más mayor, tiene una edad similar a la del príncipe Guillermo —ella tiene 29 años, él 28—, es más madura y tiene el respaldo de su familia y de sus amigos, algo crucial porque el palacio te puede tragar", dijo Morton.
Más importante todavía, recordó en una entrevista con la AFP realizada en su casa de Londres, "Kate se casa con alguien que la quiere".
"Cuando Diana recorría el pasillo hacia el altar en la catedral de San Pablo buscaba a una mujer con sombrero y abrigo gris: Camila Parker-Bowles", declaró. "Esperaba que una vez que llegara al final de ese recorrido de tres minutos y medio por el pasillo la relación hubiera terminado. Se demostró que estaba totalmente equivocada".

Sangre roja en la realeza

Pese a los ríos de tinta que han hecho correr en el Reino Unido los orígenes no aristocráticos de Kate Middleton, las bodas entre príncipes y plebeyas no son un fenómeno aislado. Tras estudiar 107 bodas o relaciones de príncipes en todo el mundo desde que terminó la Segunda Guerra Mundial, la red social Badoo concluyó que 36 por ciento de las parejas reales eran plebeyas como las esposas de los herederos de la corona de España y de Holanda, la española Letizia Ortiz y la argentina Máxima Zorreguieta. Otro 26 por ciento de las parejas tenía sangre real, y el resto de los enlaces tenía algún origen aristocrático, a imagen de Lady Diana, madre del príncipe William.

Regalo
Un juego de té encargado por una ciudadana china a maestros de la capital de la porcelana, Jingdezhen, llegará a Buckingham esta semana como regalo para la boda del príncipe William y Kate, informa el "China Daily". EFE

Internet
La boda real está omnipresente en internet, con foros, libros de oro electrónicos y sitios donde impera la familia real. Una vez cada 10 segundos aparecen las palabras "Royal Wedding" en la red. AFP

Acechan amenazas sobre la boda real

La lluvia y grupos anarquistas amenazan con empañar la boda del príncipe Guillermo y Kate Middleton el próximo viernes en Londres, que se va llenando de turistas y periodistas mientras se intensifican los preparativos para el gran día, en el que habrá pompa y boato a raudales, pero también protestas.

Aunque Scotland Yard afirmó ayer que no hay indicios de amenazas terroristas concretas, Londres podría ser escenario de protestas organizadas por los grupos anarquistas que protagonizaron incidentes violentos en marzo, aprovechando las movilizaciones contra el plan de ajuste del Gobierno.

Unos 2.000 millones de personas verán la boda. Además, la ceremonia de la boda real, que se prevé será vista por 2.000 millones de personas en el mundo, podría verse aguada por lluvias, e incluso por truenos. "Es probable que en el sur de Gran Bretaña el cielo esté nublado y haya lluvia por momentos", indicó una portavoz de la oficina de meteorología.

Eso significa que la tan esperada primera imagen de la novia y de su vestido, todavía un misterio total, podría ser bajo un paraguas. Además, si llueve, los recién casados viajarán después de la ceremonia en la Abadía de Westminster, en la carroza de cristal que utilizó Diana para su boda, en 1981, con el príncipe Carlos.

Expectativa por el primer beso de los recién casados. La lluvia,  sin embargo, no disuadirá a los miles de turistas que, empujados por muchas razones -algunas de ellas quizá difíciles de entender- han viajado a Londres para echar un vistazo a la carroza, al vestido de novia, o al primer beso de los recién casados. Ya hay varios llegados en la Abadía.
7 Mil periodistas cubrirán el acontecimiento más mediático de los últimos tiempos en Inglaterra.
2 Mil millones de personas en el mundo verán la boda real de Guillermo y Kate Middleton el fin de semana.

Diana y ‘Kate’. Parecidos y diferencias

Aunque muchos dicen que las comparaciones entre personas son odiosas, a veces no se pueden evitar, como en el caso de la difunta princesa Diana de Gales, madre del príncipe William, con Katherine Middleton, futura esposa del segundo heredero de la corona británica.
Quienes han conocido a las dos damas dicen que tienen algunos aspectos en común y también diferencias. Aseguran que el príncipe inglés no buscó en ‘Kate’ a una figura maternal, sino todo lo contrario, una mujer fuerte que lo ayude a soportar el peso de la monarquía, que algún día estará sobre sus espaldas, informó el diario londinense Daily Mail.
La BBC, la cadena de TV británica que transmitirá en directo la boda real, exhibió imágenes de Diana y Katherine caminando por las calles de Londres, asediadas por la prensa, y ahí empezó la primera diferencia. Mientras Lady Di huía de las cámaras, bajaba la mirada y dejaba ver su timidez, Kate caminaba altiva, con la frente en alto, miraba a los paparazzi y hasta los enfrentaba, dando muestra de carácter firme.
En lo que coincidían era en que ambas fueron discretas, ubicadas y sensatas en sus palabras. Además de vestirse de manera adecuada para cada ocasión, lo que muchos esperan es que tengan suertes diferente, que ‘Kate’ sea feliz.

Opinión
Será como una brisa fresca
Alfred Smith | Amigo de William

‘Kate’ es como cualquier joven inglesa que estudió y luchó por lo que quería. El hecho de que se haya enamorado de un príncipe fue casualidad y jamás le prestó atención a la figura real de William, tal vez eso le llamó la atención a él, además de su belleza, inteligencia y sentido de la ubicación. Una de las grandes fortalezas de la monarquía es su continuidad, y Kate, con seguridad, le asegurará a los Windsor un descendiente. Ella es como una brisa fresca que entrará al palacio, y por eso los británicos estamos contentos, es ubicada, recatada y sobria. He tenido la oportunidad de salir a divertirme varias veces con ellos y nunca la vi borracha. Claro que toma un poco de cerveza o vino con moderación, baila y es alegre. /History Channel

Carlos y Diana
Ella pertenecía a la realeza inglesa, pues era hija del conde Spencer y tenía 13 años menos que él. Aún así se enamoró, sin saber que el corazón del príncipe le pertenecía a Camila Parker-Bowles, una mujer casada, que ahora es su esposa. Su boda fue todo un acontecimiento, pero solo duró 15 años. Ella murió el 31 de agosto de 1997.

Guillermo y Katherine
Este viernes protagonizarán en Londres la ‘boda de la década’. Ambos tienen 28 años y se conocieron cuando fueron compañeros en la carrera de Historia del Arte en la Universidad de St. Andrews, en Escocia. Enamoraron durante ocho años, con una interrupción de tres meses. El príncipe no se cansa de decir que se está casando por amor.