viernes, 18 de febrero de 2011

Ruby describe el "bunga bunga" en casa de Silvio Berlusconi

La sensual bailarina marroquí Ruby, protagonista del escándalo sexual que corre el riego de hacer caer al jefe de gobierno italiano, describió las veladas picantes de "bunga bunga" en casa de Silvio Berlusconi en declaraciones a los jueces publicadas este viernes por la prensa italiana.


"Después de la cena, bajábamos al sótano en donde iniciaba el bunga bunga", contó Karima El Mahroug, apodada "Ruby robacorazones", en declaraciones divulgadas por el diario La Repubblica.


"Todas las chicas estaban desnudas, tenía la impresión que rivalizaban entre ellas con gestos sexuales cada vez más osados para que Berlusconi las notara", sostiene.


Ruby, fugada de un centro de menores y contratada para las fiestas privadas del jefe de gobierno, es la chica que consiguió desestabilizar el gobierno de derecha del multimillonario político italiano.


La joven, que cumplió 18 años el pasado 2 de noviembre, según la fiscalía de Milán (norte) fue pagada por el primer ministro italiano por los servicios sexuales prestados cuando era menor de edad.


Por ello Berlusconi deberá ser procesado el 6 de abril por el delito de prostitución de menor y también por abuso de función al haber intervenido ante la policía para que fuera liberada tras ser detenida por robo.


Para la fiscalía, Il Cavaliere intercedió porque quería evitar que estallara el escándalo, mientras para los abogados de Berlusconi, el primer ministro intervino para impedir tensiones diplomáticas con Egipto, ya que creía que la chica era la sobrina del presidente Hosni Mubarak.


"Esa noche Berlusconi me explicó que bunga bunga es un harén como el de su amigo Khadafi (el líder libio Muamar Kadhafi), con chicas que se desnudan y le proporcionan 'placeres físicos'", declaró la joven, según la prensa.


"El primer ministro me llevó a su oficina y me dio a entender que mi vida podría cambiar completamente si participaba en el bunga bunga", agregó.


La joven sostiene que la primera vez rechazó la propuesta, pero que regresó en marzo, aunque se negó a desnudarse. "No me desvestí ni me exhibí sexualmente. Era la única que estaba vestida y como para hacer algo le servía al premier de vez en cuando un Sanbitter (una agua tónica)", asegura.


La palabra "bunga bunga", que para algunos hace referencia al sexo colectivo, es objeto de numerosos artículos, chistes y comentarios desde hace meses en Italia.


Berlusconi, que suele admitir que es "un pecador, como todo el mundo", acusó a los magistrados y a las mujeres que lo critican de "neopuritarismo" y de atentar contra su vida privada, a la vez que que asegura de que se trataba de fiestas castas para relajarse tras extenuantes jornadas de trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario